La ciudad

Rosario suma cada vez más mujeres y jóvenes donantes de médula ósea

Sólo en 26 jornadas se anotaron más de 1.500 personas. El cupo para la convocatoria lanzada para este miércoles en e Distrito Centro ya está completo y tiene fecha otra en febrero.

Domingo 24 de Enero de 2016

Cada vez más mujeres y jóvenes se convierten en potenciales donantes de médula ósea. Sólo en las 26 jornadas que las organizaciones Compartí Vida y Rosario Solidaria realizadas el año pasado, se anotaron más de 1.500 personas, que ese día también donaron una unidad de sangre. El cupo para la convocatoria lanzada para este miércoles en e Distrito Centro ya está completo y tiene fecha otra en febrero. "Esto viene creciendo, y un dato llamativo es que los que menos prejuicios tienen en ser donantes son los jóvenes y las mujeres", aseguró Jorgelina de la Torre, de Rosario Solidaria, que reconoció que la movida que se generó con el caso de Lichu Zeno, el joven rosarino que recibió un trasplante de un donante brasileño, "ayudó mucho a generar conciencia".

Si bien las jornadas vienen siendo impulsadas por las ONG, en cada jornada trabajan conjuntamente con el Programa Provincial de Sangre, con el aval del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) y el Centro Unico de Donación, Ablación e Implante de Organos (Cudaio), y la participación de bancos de sangre privados como los hospitales Italiano y Británico.

En 2015 se hicieron 26 jornadas en las cuales los inscriptos donaron una unidad de sangre, y pasaron a ser potenciales donantes de células progenitoras hematopoyéticas —conocidos como donantes de médula ósea— y parte del registro que funciona en el Incucai y que integra la red mundial.

Perfil. Si bien los requisitos son amplios _no se necesita más que ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kilos, concurrir con el documento nacional de identidad, y tener tatuajes, piercings e intervenciones quirúrgicas de más de un año_, fueron los jóvenes y las mujeres los que hicieron punta.

El 80 por ciento de los inscriptos tenían menos de 35 años y otro dato: también en el 80 por ciento eran mujeres.

"Hay una mayor conciencia, pero son los chicos y las mujeres los que más se acercan", insistió De la Torre, y señaló que "en el caso de los más jóvenes no le dan vueltas al asunto. Ellos entendieron que siendo donantes pueden salvar una vida y no tienen los prejuicios que sí arrastran muchos adultos".

El boca a boca es una de las claves a la hora de sumar donantes. "A una jornada viene alguien y a la siguiente se suman varios amigos o amigas, eso funciona también de esa manera además de la propagación que se le dan a través de las redes sociales", marcó De la Torre.

Convocatorias. Ese "ritmo de crecimiento" que marcan desde las organizaciones promete mantenerse a lo largo de este año. De hecho, para la jornada del miércoles próximo, en el Distrito Centro (Wheelwright 1486), los cupos de donantes inscriptos ya están completos y por eso, ya está listo el segundo llamado del año ya tienen fecha para el 4 de febrero en la zona de Puerto Norte y la inscripción comenzará a finales de la semana que viene.

Más aún, para marzo, prevén poner en marcha una tercera jornada que tendrá fecha un día sábado. "Hay mucha gente que quiere sumarse y no puede los días de semanas, así que vamos a responder también a esa demanda", adelantaron.

Cambio. Desde las organizaciones, y en sintonía con lo que se viene sosteniendo desde los servicios del Estado, impulsan la donación "voluntaria, altruista y repetitiva", y recuerdan que los hombres pueden donar cada tres meses y cada cuatro pueden hacerlo reiteradamente las mujeres.

En eso, apuntan a lograr un "cambio de hábito" en la población que está a acostumbrada a presentarse a donar ante el requerimiento de familiares, amigos o conocidos. "Acá lo que tenemos que hacer es lograr que la gente done porque hace bien, a propios y ajenos; hacer de Rosario una ciudad donante", insistieron.

El objetivo es que "haya sangre para todos", aseguran, y que no funcione "por reposición" como viene sucediendo hasta ahora. La meta no es menor si se tiene en cuenta que hay épocas del año, como ahora, en que "es difícil conseguir sangre porque no hay", explicó la integrante de Rosario Solidaria.

El caso de Lichu Zeno

El caso de Lisando "Lichu" Zeno, el joven estudiante de Medicina rosarino que el año pasado recibió un trasplante de médula, marcó "una movida que ayudó mucho a que la gente tomara conciencia, quizá mayoritariamente en los más jóvenes", remarcaron desde Rosario Solidaria.

El muchacho de 25 años descubrió unas manchas en sus piernas a fines de octubre de 2014 y el diagnóstico de una leucemia llegó pocos días después, el 3 de noviembre. Pasó por tratamientos de quimioterapia, pero el año pasado una recaída lo obligó a pensar en un trasplante de médula.

"Desde el principio Lichu sabía que esa era una posibilidad y le dio tranquilidad desde el principio saber que había dos potenciales donantes compatibles", recordó Jorgelina de la Torre. Fue justamente un donante brasileño el que posibilitó que en septiembre del año pasado, tras estar internado 25 días realizando los tratamientos preparatorios en el Hospital Austral de Buenos Aires, el joven recibiera el trasplante de médula ósea.

"Su experiencia y su historia —remarcó Jorgelina de la Torre—. Los esfuerzos que hacemos tanto de la Rosario Solidaria como desde Compartí Vida se redoblaron a partir de su pelea".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario