La ciudad

Rosario se paraliza por el censo y 17 mil encuestadores salen a la calle

Llegó el día. Desde las 8 y hasta las 20, en cada hogar rosarino la llegada del censista marcará hoy la puesta en marcha del Censo 2010, un operativo que involucrará a 17 mil agentes públicos...

Miércoles 27 de Octubre de 2010

Llegó el día. Desde las 8 y hasta las 20, en cada hogar rosarino la llegada del censista marcará hoy la puesta en marcha del Censo 2010, un operativo que involucrará a 17 mil agentes públicos (en su mayoría docentes) que volcarán los datos recopilados en los centros de cómputos distribuidos en 440 escuelas de la ciudad. Es más, si alguno de los censistas se enferma, existe una reserva compuesta por 400 cadetes de la Escuela de Policía dispuestos a salir a golpear las puertas, lápiz en mano.
  En algunos edificios y complejos habitacionales ayer ya se habían preparado para recibirlo en forma “colectiva” con una mesa instalada en el hall de acceso. No será obligatorio hacerlo pasar, sino que el censo podrá contestarse en la calle. No obstante, el gobernador Hermes Binner bregó porque se los reciba bien, incluso con “un cafecito”. Cada censista deberá exhibir una credencial color naranja en la que consta su nombre y apellido y el sello
autorizante.

No más de 20 minutos. El “trámite” demorará de 11 a 20 minutos y el encuestador estará habilitado para confeccionar dos cuestionarios: uno básico con 35 preguntas y otro ampliado, con 67.
  Hoy es feriado nacional, por lo que hasta las 20 estarán cerrados los comercios, bares, clubes y espacios cultural. No obstante, habrá personal de emergencias y seguridad en una guardia activa.
  El censo es obligatorio pero puede ser respondido por cualquiera de las personas que habitan la vivienda. No hay presentar ningún documento para contestar ni se exigirá el apellido, sólo el nombre de
pila.
  Según precisó el director del Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec), Jorge Moore, “unas 440 escuelas rosarinas servirán de centro de cómputos de todos los formularios confeccionados en la ciudad”.

El ABC del operativo. El objetivo del censo será cuantificar y caracterizar las viviendas y la población del país en un momento determinado. A partir de sus resultados, se podrán conocer las principales características demográficas, económicas y sociales de todos los habitantes del país y sus condiciones de vida, características del hábitat, cantidad de hombres y mujeres, lugar de nacimiento, cobertura previsional y de salud, movimientos migratorios, nivel educativo, situación conyugal, niveles de empleo, personas con discapacidad o pertenecientes a pueblos
originarios.
  Los resultados sobre el total de la población por sexo se sabrán a partir del 20 de diciembre, pero los números finales estarán listos el 15 de diciembre del año próximo. Esta instantánea del país permitirá, entre otras cosas, establecer el número de representantes legislativos a nivel nacional, provincial y municipal.
  Las personas serán censadas en el lugar donde pasaron la noche anterior al día del censo. Y quienes vivan solas y hoy estén lejos de su casa, se deberán acercar a la escuela más próxima para censarse. En cambio, quienes prestan servicio en hospitales o realizan algún tipo de guardia y también viven solas, lo harán con el censista que visite el sitio en el que se encuentren
trabajando.

Turistas. Los turistas también serán censados y si alguien está de viaje entre provincias, se lo censará en el lugar donde se encuentre hoy. Lo importante es que sea censado una sola vez para que no se duplique la información.
  En el caso de que un censista no encuentre a nadie en la vivienda, debe reiterar su visita a las dos horas. Así, a las 8 en punto se pone en marcha el Censo 2010, por lo que será fundamental que todos los rosarinos se queden en sus casas hasta que llegue el encuestador. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS