La ciudad

Rosario no sólo es un gran semillero de futbolistas, también lo es de tangueros

La orquesta que depende de la Escuela de Música del municipio cumple una década y ya formó a más de 80 jóvenes instrumentistas. "Es impresionante ver cómo crecen", destacaron.

Domingo 03 de Mayo de 2015

“Queremos formar músicos, no gente que estudie música. Y músicos con personalidad, que no hagan covers de tangos”. La diferencia la plantea Javier Martínez Lo Ré, impulsor y director de la Orquesta Escuela de Tango de Rosario, una formación que depende de la Escuela de Música de la Municipalidad y que cumple su primera década de vida con varios logros: haber educado en el género a más de 80 jóvenes instrumentistas y haberse convertido en un semillero de músicos que saltaron a los escenarios en más de 40 grupos de tango.

“Los alentamos a armar sus propios conjuntos, a subirse al escenario”, cuenta el músico y director, y admite su sorpresa por los resultados: “Es impresionante ver cómo crecen y se multiplican”.

   Con lo que Martínez Lo Ré define como “una formación tradicional como la que tenía (Aníbal) Troilo”, la orquesta rosarina está integrada por cuatro violines, una viola, un violoncelo, una guitarra y cuatro bandoneones. “A eso le agregamos una guitarra eléctrica y siempre se pueden hacer variaciones sobre esa base”, aclara.

   El proyecto fue impulsado en 2005 por el propio Martínez Lo Ré y por el guitarrista Martín Tessa, actual asistente de dirección. En rigor, querían que Rosario tuviera una orquesta profesional de tango, pero ante la negativa del municipio, empujaron la creación de una orquesta escuela para jóvenes instrumentistas.

   “A esa propuesta nos dijeron que sí y empezamos trabajar”, recuerda. El plan de estudios tiene dos años: el primero apunta al aprendizaje de las características del género y el segundo busca que la orquesta se suba a los escenarios. “Se arman circuitos de conciertos en la ciudad, en teatros y centros culturales, y lo fundamental es impulsarlos al escenario”, afirma el director.

   Así, cada dos años y a través de una audición, se suman unos 15 jóvenes músicos —en su mayoría veinteañeros— que provienen de la Escuela Superior de Música de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), estudiantes particulares, y bandoneonistas de la escuela del recientemente fallecido Omar Torres.

El género. Aprender los secretos del género es el eje de los dos años de formación de los jóvenes.

Para el director de la orquesta escuela, uno de los “puntos fuertes” de la orquesta escuela rosarina es que “no se enseña una estilística determinada, como puede ser la de Troilo, Salgán o Pugliese”.
En tal sentido, agrega: “Lo fundamental es formar músicos profesionales, que puedan tocar todo dentro del género y que tengan personalidad propia, que hagan sus propios arreglos y no terminen haciendo covers de otros”.

   El repertorio busca que la orquesta arme un repertorio de unos 30 temas. “Eso va a mi gusto”, confiesa Martínez Lo Ré, así como también reconoce que “siempre falta algún gran compositor”.
Lo cierto es que en cada ciclo de dos años, se busca que los jóvenes tengan un recorrido desde la llamada “guardia vieja” y los tangos de la década del 40 hasta Astor Piazolla y los compositores más modernos.

   La formación pasa por aprender lo que el director llama “la estilística”, nada menos que “esa forma de tocar los instrumentos, el toque, los yeites que tiene el género”. Y para lograrlo Martínez Lo Ré asegura que es fundamentar impulsar a los músicos al escenario. “No hay vuelta, te hacés músico tocando en vivo, enfrentando al público, respirando el escenario”, agrega.

   Por eso, con cada camada de alumnos, se arman circuitos en teatros, salas y espacios de la ciudad donde la orquesta presenta parte de su repertorio.

“Tenemos un promedio de diez conciertos por año”, dice. Y este año ya debutaron el jueves pasado en el Teatro La Comedia, acompañados por la Orquesta de Cámara de la Municipalidad, donde compartir la escena con músicos profesionales le dio a la presentación un valor agregado para los alumnos.

Proyectos. Además de la explosión que tuvo el género en la ciudad con la conformación de más de 40 grupos (ver aparte), la orquesta también creció en su interior, con proyectos paralelos que pusieron en marcha en los últimos años.

Se trata de la conformación de un Quinteto de Guitarras, bajo la dirección de Martín Tessa, y de un Cuarteto de Bandoneones que funciona bajo la dirección nada menos que de Rodolfo Cholo Montironi.

   “Son todas diferentes modalidades dentro del género que es el tango y que está bueno que los jóvenes conozcan”, indica Martínez Lo Ré. Y adelanta que en poco tiempo estará conformado un Ensamble de Cuerdas, que dirigirá Guillermo Copello.

El desafío que tienen se muestra muy claro y tangible: seguir “creciendo aún más” y continuar alimentado de jóvenes músicos a la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS