La ciudad

"Rosario está muy bien preparada para darle pelea al dengue", afirma el municipio

El diagnóstico lo trazó Guillermo Palombo, titular de la Dirección de Control de Vectores del municipio tras la aparición del primer caso autóctono en la ciudad.

Domingo 31 de Enero de 2016

“Rosario está muy bien preparada para enfrentar al dengue, tenemos el doble de equipos que en 2009 cuando se produjo el anterior brote” en el que se registraron 119 casos autóctonos. El diagnóstico lo trazó Guillermo Palombo, titular de la Dirección de Control de Vectores del municipio tras la aparición del primer caso autóctono en la ciudad. El funcionario destacó que el municipio cuenta con “9 máquinas termonieblas, 18 mochilas para fumigar y dos tanques de mil litros de agua para efectuar una lluvia fina sobre parques”. Además, destacó que hay “35 agentes listos para el descacharrado y otros 400 en alerta ante cualquier necesidad”.

En paralelo, el titular de la Dirección de Vectores remarcó que la Intendencia puso especial énfasis en reforzar las tareas preventivas en zonas potencialmente conflictivas como chatarrerías y en menor medida cementerios.

Además, un equipo de promotores ambientales municipales recorre a diario, casa por casa, los barrios de la ciudad para explicar las conductas que pueden atraer el mosquito Aedes Aegypti y de qué forma minimizar los riesgos.

En diálogo con La Capital, Palombo buscó llevar tranquilidad a la población tras la aparición del primer caso autóctono de dengue en la zona oeste de Rosario.

"Como ciudad estamos muy bien preparados, tenemos el doble de equipos y recursos para enfrentar al dengue que en el anterior brote, que se dio en el año 2009”, remarcó Palombo.

“En caso de ser necesario —continuó— tenemos autorización del Ejecutivo para sumar máquinas del sector privado y recursos humanos de otras dependencias para hacerle frente al dengue”.

Según precisó Palombo, los equipos que se encargan de los bloqueos sanitarios están compuestos por “35 personas, 9 máquinas termonieblas, 18 mochilas para fumigar y dos tanques de mil litros de agua para efectuar una lluvia fina sobre espacios abiertos”.

La subsecretaria de Ambiente, Cecilia Mijich, confió a este diario que “unos 400 agentes que se desempeñan en el área de Parques y Paseos están en condiciones de sumarse a las tareas en caso de ser necesario” por alguna complicación epidemiológica.

Por su parte, el secretario de Salud, Leonardo Caruana, comentó que “todos los efectores que dependen del municipio y los sanatorios del sector privado están en alerta y en red para actuar con celeridad ante la aparición de casos sospechosos y evitar que se propague el virus”.

Según Caruana, en caso de complicarse el panorama “se conformará un comité de emergencia que hasta ahora estaba abocado a contener la situación de las inundaciones”.

Palombo aclaró que “la fumigación en parques, paseos y en los espacios públicos en general que tanto se reclaman permite combatir al mosquito tipo culex, pero no al Aedes, que es el que está transmitiendo el dengue”.

El director de Vectores explicó cómo se diagraman los operativos. “Cuando se confirma un caso de dengue, la Secretaría de Salud lo comunica y se pone en marcha un protocolo entre diferentes áreas. Sea un caso autóctono o importado, se toma la vivienda de la persona infectada con su manzana como referencia y ocho alrededor, que es el rango de máxima distancia que puede volar un mosquito adulto infectado”.

En primer lugar se hace un bloqueo perimetral de la casa más afectada, que lleva al menos dos horas. La tarea arranca con el descacharrado, la limpieza de los patios, y de todo reservorio de agua para eliminar las larvas y prevenir la reproducción del mosquito.

Luego la fumigación se extiende a las 9 manzanas “y lleva cerca de tres días”. Se utilizan pesticidas no tóxicos llamados piretroides, autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), “pero que son invasivos y por lo tanto se sugiere a los vecinos que salgan de sus casas al menos dos horas porque el humo puede generar dolor de cabeza o mareos”.

Palombo precisó que la dependencia a su cargo ya realizó “cuatro bloqueos sanitarios desde que se empezaron a registrar casos de dengue en Rosario”. En muchas situaciones, al llegar los infectados a la ciudad desde otras zonas, varios días después de contagiarse las acciones fueron acotadas en sus barrios.

En paralelo, se entrega a las familias de la zona repelente para evitar el contagio y larvicidas para aplicar en estanques y piletas, para evitar la reproducción del Aedes.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario