La ciudad

Rosario es el sexto consulado con más italianos en el mundo

Se trata de personas nacidas en Italia, o argentinos que ya tienen reconocida la ciudadanía.

Domingo 22 de Septiembre de 2019

La circunscripción consular de Rosario es una de las más grandes del mundo en cantidad de ciudadanos italianos. La delegación abarca las provincias de Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y norte de Buenos Aires (Pergamino, San Nicolás, Ramallo y Salto); con un número de inscriptos que está próximo a 150 mil. Se trata de personas nacidas en Italia, o argentinos que ya tienen reconocida la ciudadanía italiana y figuran en el registro del Consulado llamado Anagrafe.

   Según datos oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano, en todo el mundo hay desperdigados 5.822.159 ciudadanos de esa nacionalidad: Argentina es el país con más presencia con 977.417; Alemania tiene 806.673; y Suiza 640.200. En cuanto a los consulados, el más grande es el de Londres con 329.955 personas anotadas, Buenos Aires registra 322.547, Zurich va por los 217.798, en Stuttgart hay 185.256, París tiene 161.596 y Rosario está sexto con 146.347, pero estiman que antes de fin de año llegará a 150 mil.

   Para Mariano Gazzola, representante de la comunidad italiana en Latinoamérica, el problema del Consulado de Rosario es que “tiene la mayor relación entre ciudadanos italianos por funcionario en el mundo. Son 15 empleados, incluyendo al cónsul, para 150 mil personas que tramitan ciudadanía, pasaporte, inscribe a los hijos o su matrimonio. Está desbordado”, señala.

   Sin embargo, advierte que “con la llegada del cónsul Martin Brook, se hizo toda una reorganización del proceso y de la oficina, y la cantidad de trámites en espera de resolución se han disminuido considerablemente, así como creció la cantidad gente que es atendida”.

   La oficina —informa— pasó de recibir diariamente 80 personas a fin del 2018, a 140 en estos días. Son turnos para sacar el pasaporte, la ciudadanía u otro trámite, pero también las personas que van a consultar por los requisitos. También apunta que crecieron las consultas de personas que realizan el trámite de reconocimiento de la ciudadanía en Italia, a través del permiso de residencia en espera de ciudadanía. Es decir, gente que se va a vivir a Europa y realiza el trámite desde allí mismo.

Acciones al combate del mercado negro

El negocio espúreo que están llevando adelante las gestorías de turnos ha sido apuntado por el Consulado italiano de Rosario, desde donde afirman estar haciendo todo lo posible para combatir esas prácticas nocivas que se extienden en las delegaciones de toda Sudamérica.

   Según explicó el cónsul Martin Brook, se trata de “grupos de hackers” que tienen sistemas potentes, de alta velocidad, y usan un server proxy para conectarse desde un país europeo al sistema (cuyo servidores están en Italia), con lo que ganan milésimas de segundo para llegar antes que un ciudadano común y logran ocupar todos los turnos al instante en que se abre la ventana.

   “Es una situación injusta, porque se está cobrando por un servicio que es gratis; y antidemocrática, porque sólo acceden los que pueden pagar. Estamos muy preocupados, haciendo todo lo que está a nuestro alcance”, se quejó el diplomático, al tiempo que descartó que las empresas actúen con complicidad de personal de los consulados. “Es imposible. Venden turnos de todos los países”, analizó, lo que significaría tener un cómplice en cada ciudad, algo improbable.

   Una de las soluciones sería aumentar el número de turnos disponibles para satisfacer la demanda, ya que lo que le da valor es la escasez. Esto ya se hizo con el trámite de pasaporte, y desarmó el mercado negro. Pero, según el cónsul, no puede hacerse con la ciudadanía porque existe un atraso de miles de trámites por resolver.

   “Tendría que tener más empleados, algo que decide el gobierno italiano”, explicó el cónsul. Según indicó, este año ingresarán tres trabajadores más (hoy son 15), lo que va a ayudar muchísimo para que comience a haber una sensible mejoría en el tema.

   En Buenos Aires ?apuntó- están implementando chequear la identidad de los solicitantes haciendo una videollamada de WhatsApp, cuestión que personaliza el trámite. “Está en período de prueba. Tiene algunas dificultades y necesita empleados que se dediquen con exclusividad. Pero en un futuro podríamos implementarla en Rosario”, anticipó.

   Por último, recomendó a los habitantes no incurrir en este tipo de prácticas. “El que le paga a estas empresas no es culpable, pero está fomentando un sistema que deja sin lugar a los que tienen menos recursos”, advirtió con firmeza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS