La ciudad

Robaron una escuela de la zona oeste, se arrepienten y devuelven lo que se llevaron

 El hecho se registró en el colegio San Pablo, ubicada en barrio Belgrano, en la zona oeste de Rosario. "Los chicos tomaron esa actitud movidos por Dios", aseguró la representante legal de la escuela.

Martes 17 de Noviembre de 2015

Un grupo de chicos que había sustraido varios elementos tecnológicos de un colegio religioso ubicado en la zona oeste de Rosario devolvieron todos los objetos pocas horas después de haber cometido el robo y desde la institución atribuyeron la actitud a que fueron "movidos por Dios".

Según comentó la representante legal del establecimiento, Patricia Pavón, en declaraciones al programa "Todos en la Ocho", los objetos sustraidos en ele stablceimiento San Pablo, ubicado en Bolivia al 2000, de barrio Belgrano, fueron "computadoras, notebooks, proyectores y algunas cosas de sonido. Es un momento difícil para una escuela que con tanto esfuerzo adquirió estos equipos".

La mujer relató que para su sorpresa y de las autoridades del colegio, todos los elementos fueron devueltos: "Nuestra escuela, el Instituto San Pablo, pertenece a la institución del pastor Norberto Carlini, la iglesia Santuario de Fe, que trabaja en la labor social para la comunidad desde hace 40 años. La institución trabaja con la visión de bendecir a la comunidad. Cuando nos enteramos de esto, desde nuestra fe y nuestra convicción elevamos una declaración de que Dios nos iba a restituir todos y cada uno de los equipos. Lo creímos, lo declaramos y lo publicamos en Facebook . Y en medio de una reunión por los 40 años de la organización nos llaman por teléfono diciéndonos que un grupo de chicos internados en una fundación de rehabilitación de adicciones, movidos por Dios -porque nadie los incitó a que confesaran- se arrepintieron y confesaron de que habían ingresado al colegio, habían robado y habían escondido en un techo todo lo sustraido y que estaban dispuestos a entregarlos y a entregarse ellos a las autoridades", indicó emocionada.

Sobre cómo habían hecho los adolescentes para ingresar al establecimiento indicó que "al colegio entraron saltando un tapia con alambres de púa. Forzaron una ventana e ingresaron, consiguieron unas llaves y abrieron las puertas que quisieron. A partir de esta actitud, hicimos la denuncia, pero ya nos fue devuelto hasta el último cable que se habían llevado"

Acerca de sí los chicos eran conocidos para la comunidad de la escuela aseguro que "no, no conocíamos a estos chicos, no son de la zona, no pertenecen a nuestra escuela y a nuestra institución. Son chicos que habían ingresado el lunes de la semana pasada a la fundación por disposiciòn del juzgado de Menores".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS