La ciudad

Roban 40 netbooks de una escuela que tenía sistema de alarma

Las computadoras estaban en el gabinete técnico del colegio secundario y pertenecían al programa nacional Conectar Igualdad.

Miércoles 19 de Junio de 2013

Otra vez una escuela fue blanco de un robo. Se trata de la Nº 541 República Argentina y del segundo episodio que sufre en lo que va del año. Esta vez el botín fueron unas 40 netbooks que habían sido otorgadas para los alumnos secundarios en el marco del Programa Conectar Igualdad del gobierno nacional. "Eran computadoras que debían repararse en algunos casos y otras que debían ser reasignadas a alumnos que ingresaron a la escuela", explicó la directora, Claudia Morosin, y recordó que hace apenas cinco días se había instalado un nuevo sistema de rejas y alarmas.

La escuela secundaria con 400 alumnos tiene su ingreso en Pedro Lino Funes al 2200 y comparte el edificio, que ocupa toda la manzana, con la primara Nº 1.358. De hecho, Morosin explicó que el establecimiento tiene cuatro entradas, de las cuales una que está clausurada, sobre calle Riobamba, y esa fue por la que ingresaron los ladrones el fin de semana.

"A la situación la descubrimos el lunes cuando llegamos y detectamos que para entrar habían retirado por completo un ventiluz", detalló la directora. Si bien indicó que la alarma sonó correctamente, dijo que "cuando los móviles de la comisaría 14ª llegaron, ya no había nadie".

Botín. El único lugar atacado fue el gabinete técnico. Allí se encuentran el servidor y todas las herramientas del programa Conectar Igualdad que lleva adelante el Ministerio de Educación de la Nación y a través del cual los alumnos reciben una computadora.

"En ese espacio tenemos toda la información del programa, había armarios cerrados, netbooks que debían repararse porque estaban bloqueadas y otras que fueron devueltas por alumnos que dejaron la escuela y que deben ser reasignadas a otros chicos", explicó Morosin.

Si bien ayer aún trabajaban en el registro de elementos faltantes, las autoridades de la escuela ya habían dado cuenta al Ministerio de Educación de la provincia del hecho y se proponían hacer los trámites necesarios para intentar reponer el material robado.

A nuevo. La situación de vulnerabilidad en que se encuentra la institución fue marcada ayer por la propia directora, quien recordó que ,en enero pasado, ya habían sufrido un robo que afectó tanto al sector primario como secundario del edificio.

"En esa oportunidad entraron a un taller de primaria, se llevaron herramientas, hicieron destrozos en el secundario y se fueron con impresoras", contó Morosin y señaló que fue a partir de ese episodio que, apenas iniciado el año lectivo, se gestionó un nuevo sistema de rejas y alarmas para instalar en el edificio. Ese nuevo sistema fue el que se puso en marcha el jueves pasado, apenas 48 horas antes de que ocurriera el nuevo robo. "Se supone que es alta tecnología, pero parece que nada alcanza porque lo burlan igual", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario