La ciudad

Revelan "el consumo de carne roja más bajo de la historia" y el cierre de comercios

José García, titular de la Asociación de Carniceros de Rosario, destacó que la baja obedece al cambio de costumbres alimenticias, a las exportaciones a China y el escaso poder adquisitivo de la población.

Jueves 17 de Octubre de 2019

"El consumo de carne roja de hoy en día es el más bajo de la historia", sentenció José García, titular de la Asociación de Carniceros de Rosario, quien le atribuyó ese fenómeno a varios factores, entre los que se encuentran el cambio de costumbres alimenticias, el bajo poder adquisitivo del cliente y las políticas "cortoplacistas", que hace que el país aún tenga "las mismas cabezas de ganado que en la década del '70".

Todos estos indicadores, sumado a la crisis económica que atraviesa el país producto de la alta inflación, hacen que desde diciembre a esta parte del año ya hayan cerrado alrededor de 20 locales en la ciudad. En estos momentos, el pollo y el cerdo van ganando la pulseada a la hora de las preferencias del consumidor.

Otro dato a tener en cuenta por el rubro carnicero es la falta de hacienda a raíz de la alta demanda de carne que se exporta a China, quien, a juzgar por García, "se lleva todo", a lo que se debe sumar el alto costo de los alimentos de engorde.

>>Leer más: Por el aumento de la demanda, aumentó más el pollo y cerdo que la carne vacuna

"El consumo de carne bajó casi 10 kilos en los últimos 15 años y hoy se ubica en los 50 kilos por habitante por año, lo que representa el consumo más bajo de la historia, mientras el pollo se mantiene desde hace años en los casi 48 kilos", apuntó el referente de los carniceros.

En ese sentido, detalló que "lo que más aumentó en este tiempo es el cerdo, porque el pollo aumenta y después baja. A partir del tema de China (exportación) hay una demanda mayor de cerdo y por eso repercute en el mercado interno", explicó García, para agregar que "si tomamos parámetros de 10 a 15 años, está casi en los 20 kilos por habitante por año".

A la hora de evaluar la merma en el consumo de carnes rojas, García explicó: "Hay varios factores, el más importante está en el cambio de dieta y costumbres; desde el año pasado se cayó el consumo producto de la inflación y no se recuperó más".

>>Leer más: Organizar un asado familiar ya cuesta cerca de los mil pesos

En época de bolsillos flacos, García señaló que los clientes apuntan a cortes que "más rinden", entre los que se encuentran "los más finos", como el cuadril, la nalga, "salvo nuestro corte cultural que es el asado de costilla: ese nunca dejó de consumirse".

"Estamos viendo que en poco tiempo va a haber una falta de hacienda por el tema China, hay un aumento muy importante de los alimentos de engorde", avizoró el referente de las carnicerías locales.

A su vez, puntualizó que el otro tema importante es la faena: "China se llevó todo y va a repercutir en el corto y mediano plazo, debemos priorizar la producción para abastecer tanto el mercado externo con el interno, porque así no alcanza, seguimos teniendo las cabezas de ganado de los 70 y todavía un poco menos. No se piensa con proyección a 20 años y siempre al corto plazo", razonó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS