La ciudad

Renovar un contrato de alquiler cuesta un 80% más que en 2005

Alquilar un departamento de dos dormitorios en la zona delimitada por Pellegrini, Oroño y el río cuesta un 80 % más que en el 2005. Y no hay que pensar en pagar menos de mil pesos por mes.

Lunes 07 de Enero de 2008

Alquilar un departamento de dos dormitorios en la zona delimitada por Pellegrini, Oroño y el río cuesta un 80 % más que en el 2005. Y no hay que pensar en pagar menos de mil pesos por mes. Lo mismo se da en la zona del macrocentro —27 de Febrero, avenida Francia y el río— donde un contrato de locación hoy se hace por un 65 % más que hace dos años. Y en los barrios se replica la situación: un departamento de un dormitorio cuesta un 55 % más. Todo esto, en una ciudad que crece en altura y donde el boom de la construcción sigue sumando unidades al mercado.
  Los datos se desprenden de un informe realizado por el centro de estudios Concejalía Popular que se presentará hoy, a las 10, en Entre Ríos 343. El informe compara los precios de los alquileres de los mismos inmuebles entre 2005 y 2007. Y las conclusiones demuestran que en algunos casos, sobre todo en el centro de la ciudad, los incrementos superan el 80 %.
  Los precios se dispararon en parte porque se revalorizaron los terrenos de la ciudad, como sucede por ejemplo en la zona del parque España. Sin embargo, el titular del Centro de Estudios Metropolitanos de la Concejalía Popular, Nire Roldán, denunció el “abuso sistemático del derecho de las personas que hacen de las viviendas un único negocio” y reclamó la intervención del Estado para regular la actividad. En esta nueva realidad, los más afectados son los jubilados y las familias de uno o dos hijos.

Sin salida. Un departamento de un dormitorio en Corrientes al 2100 costaba 280 pesos por mes en 2005, mientras que hoy ese mismo inmueble cuesta 600. Es decir que sufrió un aumento del 114 % en dos años.
  “Algunos lo podrán pagar, pero otros se verán expulsados a otras zonas de la ciudad”, manifestó Roldán, y reconoció que es patente el aumento del metro cuadrado en Rosario, pero “hay que tomar medidas para que la gente pueda tener una casa”, subrayó.
  No son pocos los inquilinos que se llevan una sorpresa cuando van a pagar el segundo año del alquiler y se les exige un precio mayor. “Eso sucede por la indexación de los contratos, que ya es una práctica usual pero prohibida por la ley”, denunció Roldán.
  El coordinador del área de vivienda de la Concejalía Popular, Ariel D’Oracio, recordó que ya en los contratos “se incorpora una cláusula que indica que en un plazo determinado las partes renegociarán el canon”.

Indexación encubierta. En otros casos, se establece un valor para el primer año y otro superior para el segundo. Otra forma de indexación “encubierta” es la de fijar un precio determinado para la totalidad del contrato y un monto bonificado por el locatario. “El inquilino firma por un monto intermedio y termina pagando el máximo, cuando en realidad debería firmarse por un costo fijo por los dos años”, agregó Roldán.

Oferta para algunos. Paradójicamente, ante al boom de la construcción en la ciudad y, por lo tanto, al aumento de la oferta, muchos se ven obligados a abandonar su hogar por no poder afrontar los nuevos valores de los alquileres.
  Según Roldán, “el aumento de la oferta es de inmuebles a estrenar, que suponen un mínimo de 1.500 pesos de alquiler por mes y la mayoría es para la venta. No todos pueden acceder a estos precios”, manifestó, aduciendo a que los nuevos emprendimientos inmobiliarios están destinados a un sector social de mayor poder adquisitivo, en tanto que otros sectores se ven desplazados a zonas más alejadas de la ciudad, en detrimento de su calidad de vida. Como ejemplo, comentó la situación de quienes debieron trasladarse desde el parque España a zona oeste donde, “entre otras cosas, es deficiente el servicio de cloacas”, opinó.
  Para paliar esta situación, desde la asociación proponen un programa de vivienda protegida, donde el Estado compre terrenos, construya y venda departamentos a bajo costo y los inquilinos puedan comprar sus viviendas con una hipoteca a largo plazo.
  Otra idea consiste en que se brinde una ayuda económica anual para personas que no pueden pagar la totalidad del alquiler, y la implementación del Servicio Público de Alquileres, donde se intente fijar una igualdad entre las partes.
  También desde la concejalía proponen crear un registro único de contratos sobre locaciones para evitar cláusulas abusivas y “como una manera de que el Estado regule en forma igualitaria el negocio”, señalaron.
  Además, “se podría llevar una estadística de las zonas donde aumentan los alquileres, cuáles son las franjas etáreas más afectadas y dónde deberían intervenir el Estado a través de la vivienda protegida”.
  Algunos de estas propuestas fueron presentadas por Nire Roldán en el Concejo Municipal, pero todavía están sin resolución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario