La ciudad

Reforzarán los controles en las rutas tras el ataque al colectivo

Seguridad Vial consideró "pocos" los 500 efectivos y 80 móviles desplegados en las rutas santafesinas

Sábado 08 de Febrero de 2020

Tras el salvaje ataque que sufrió un colectivo de larga distancia al salir hacia Buenos Aires por la autopista, desde la Policía de Seguridad Vial indicaron que intensificarán los controles para evitar hechos como éste. A su vez, manifestaron que los 500 efectivos y 80 móviles que hay para fiscalizar en las rutas provinciales y nacionales que se extienden por Santa Fe son “pocos”, pero que los resultados de los trabajos realizados han sido positivos.

   La jefa de la Policía de Seguridad Vial, Doris del Valle Abdala, mencionó la intensificación de “todos los operativos” que ya están en marcha, a raíz del hecho ocurrido el jueves a la madrugada.

   “Tenemos más de 29 acciones en toda la provincia, con controles dinámicos y estáticos. Vamos a realizar más controles de fiscalización de vehículos, correspondientes a la documentación de los rodados y a la requisa de los mismos para ayudar a las unidades regionales, con las que trabajamos, y para atender los controles de la ciudad”, agregó, en declaraciones a La Ocho.

   Las medidas llegan luego de que un grupo de delincuentes colocara gomas quemadas sobre la autopista hacia Buenos Aires, a la altura de Villa Gobernador Gálvez, e hiciera detener un colectivo de la empresa El Rosarino.

   Si bien el colectivo se detuvo ante el sorpresivo y violento ataque, que incluyó gritos y piedrazos, los choferes reiniciaron la marcha antes de que los agresores pudieran subir al coche. Esos minutos fueron una verdadera pesadilla para quienes creían que estaban comenzando un viaje de distensión, en plena temporada de verano.

   Los atacantes sólo llegaron a robarles algunas pertenencias a uno de los choferes, quien terminó con lesiones menores por la rotura de los vidrios delanteros con los piedrazos.

   Frente a esta acción de los choferes de no detener la marcha, los ladrones se fueron y desaparecieron en medio de la noche. En ese momento llegaron los móviles policiales y una ambulancia del Sies (Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria) que le realizó las primeras atenciones médicas al conductor lesionado en el mismo sitio, ya que no fue necesario llevarlo a ningún centro de salud cercano para observarlo con más profundidad.

   Debido al episodio que tuvieron que atravesar, los conductores no pudieron seguir al mando del coche. Y vino otro micro que llevó a los pasajeros hasta su destino final, en la estación Retiro, en Buenos Aires.

Pocos efectivos

Abdala indicó su área se rige por “lineamientos del Ministerio de Seguridad y de la Jefatura de Policía”, en un “trabajo articulado con todas las unidades regionales de la provincia. Realizamos mesas de trabajo, hacemos un mapeo del delito y en los accesos a las ciudades y los lugares más importantes, intensificamos los controles, fiscalizando los vehículos y agregando controles de alcoholemia a las fiscalizaciones selectivas en las rutas”.

   Si bien detalló que tienen “más de 500 efectivos y una flota mayor a 80 móviles”, aclaró que “es poco para toda la provincia. Pero tratamos de hacer todo lo posible y estar en todos los lugares a la vez”.

   “Trabajamos con lo que hay y nos está yendo muy bien. En más de 30 días de gestión que llevo, incautamos alrededor de 30 armas, de uso civil y de guerra, y más de 12 kilos de estupefacientes en las rutas”, explicó la titular de la Policía de Seguridad Vial.

   Consultada sobre el hecho ocurrido en la madrugada, manifestó: “No se ha visto que haya pasado algo similar. Tratamos de controlar todo eso y ayudar a la Unidad Regional, sobre todo con la verificación de vehículos y personas. Tuvimos más de 20 personas que chequeamos en las rutas y que tenían pedido de captura”.

   De acuerdo a la gran cantidad de denuncias que llegan al 911, el hecho del jueves a la madrugada no representa un eslabón aislado. Es parte de una larga cadena de sucesos íntimamente relacionados a la violencia.

Entre los episodios que se repiten todos los años en los distintos accesos, se contabilizan quemas de gomas, piedrazos, colocación de troncos, clavos miguelitos, que son herramientas que habitualmente utilizan los delincuentes para tratar de asaltar a quienes pasan por la zona, tanto por la autopista como por Circunvalación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario