La ciudad

Reforzarán la seguridad en el autódromo tras un voraz incendio

El director del circuito Juan Manuel Fangio atribuyó el incidente a una serie de daños que produce una gavilla de adolescentes de la zona.

Lunes 12 de Agosto de 2019

Un acto de vandalismo generó alerta entre los vecinos del autódromo municipal Juan Manuel Fangio. El sábado por la noche ardieron casi 200 metros de defensas del perímetro ubicadas hacia el Bosque de los Constituyentes. El titular del circuito local, Mauricio Malano, indicó a LaCapital que se trató de un sabotaje. "Nos informaron los bomberos que arrojaron nafta para encender las cubiertas de goma que están sobre un talud de tierra y, al ser tan inflamables, se incendiaron en pocos minutos", indicó el funcionario y adelantó que se colocará un muro de hormigón y una cabina de seguridad para evitar futuros desmanes.

Las llamas alcanzaron altura y provocaron zozobra entre los vecinos de los barrios abiertos y cerrados de la zona. Para controlarlas hicieron falta dos dotaciones de Bomberos, que llegaron rápidamente al lugar, pero tuvieron que trabajar bastante para sofocar el material ígneo que había prendido en pocos segundos provocando una densa humareda negra en el oeste rosarino.

"Le tiraron nafta y prendieron fuego por el sólo hecho de hacer daño, nada más. Repararlo cuesta mucho trabajo", dijo Malano para repasar otros episodios de sabotaje anteriores contra las instalaciones.

"Nos han robado reiteradamente los alambrados", narró y apuntó a una gavilla de adolescentes de la zona que hace estragos con el mobiliario del circuito.

"De ahora en más, tendremos que poner un muro premoldeado de hormigón y otra cabina de seguridad para evitar estos incidentes", adelantó Malano. Los "muñecos" de goma son 6 gomas apiladas por 6 hileras de profundidad a lo largo de 200 metros.

Al arrojarles combustible, la combustión de los neumáticos provocó un cono negro de humo que se divisaba a varios metros del lugar donde está emplazado el autódromo municipal.

Volvieron las picadas en la zona norte

Cerca de las 19 de ayer, quienes transitaron por el tradicional paseo Colombres se sorprendieron con la vuelta de las carreras y picadas. Al menos 6 motociclistas comenzaron a correr a lo largo de la traza, a la altura del 1600 en adelante, sorteando coches y señales del semáforo. Otros, en este sector denominado El Serrucho, optaron por poner en un neumático sus motos (práctica conocida como Willy) ante la mirada impávida de transeúntes y la ausencia de inspectores de tránsito en la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario