La ciudad

Recta final de una carrera con la vista puesta en 2019

La campaña entra esta semana en su recta final y los candidatos acelerarán a fondo con el objetivo puesto en traccionar la mayor cantidad de votos antes de llegar a la meta, dispuesta el domingo próximo.

Domingo 15 de Octubre de 2017

Parecía interminable, pero todo llega. La campaña entra esta semana en su recta final y los candidatos acelerarán a fondo con el objetivo puesto en traccionar la mayor cantidad de votos antes de llegar a la meta, dispuesta el domingo próximo.

Se vienen días intensos, llenos de posteos en redes sociales de historias contadas con nombre propio. Esas del tipo: "Hoy estuve en el taller de Orlando" o "tomando mate con Bety en su casa del barrio Plata".

A nivel local, la compulsa tiene por objetivo la renovación de 13 bancas en el Concejo Municipal. Y a juzgar por lo que sucedió en las primarias, todo indica que en la escudería de Roy López Molina esperan descorchar champán.

Es que el bloque de concejales de Cambiemos hoy está integrado por cinco ediles y dos de ellos deben renovar sus bancas. Si el aluvión de votos que cosecharon entre Roy y Anita Martínez en las Paso se mantiene, esta fuerza política podría hacer ingresar 4/5 concejales. Es decir, duplicará las bancas que pone en juego.

Y como para que el auto no se quede sin nafta en la última recta, el propio presidente Mauricio Macri llegará el martes a darles un envión y cerrará la campaña junto a los candidatos en el club Provincial.

En este paralelismo con las carreras de autos, quien viene segundo en intención de voto es el representante del Frente Justicialista, Roberto Sukerman. Un hombre que ya hizo una brillante elección en 2015, cuando presentó su candidatura a intendente.

Respaldado en las urnas en unas Paso por demás de interesantes, Sukerman tiene todo dado para hacer ingresar al Concejo al menos tres concejales, aunque hay analistas que aventuran que el peronismo podría colocar cuatro.

Pasado el debate en el que intentó en vano polemizar con Roy, por lo que la estrategia que había desplegado con Anita en 2015 esta vez no surtió efecto, el abogado constitucionalista se dispone a mantener la tendencia y tener un domingo de elecciones favorable.

El Minardi

La escudería del Frente Progresista, en tanto, se asemeja a la de los Minardi que piloteaba Esteban Tuero; siempre corriendo desde atrás. Cuando el auto parecía arrancar después de unas Paso para el olvido, errores de sus propios mecánicos lo hicieron irse al pasto en las últimas curvas. La polémica y desafortunada frase de Antonio Bonfatti le dio en el tren delantero y habrá que ver cómo se recupera en este sprint final.

Es que el oficialismo pone en juego cinco bancas, y a juzgar por lo sucedido en las Paso, se estima que podrá retener sólo tres.

Lo curioso es que tras la debacle de las Primarias, fueron las propias espadas de Bonfatti las que tomaron el control de la campaña. Hubo reproches, bajada de línea a quienes tenían que comunicar las estrategias de gobierno y barajar y dar de nuevo. Claro, nadie contó con el hecho de que Bonfatti iba a aflojar las tuercas de las ruedas del auto en la recta final.

El oficialismo cerrará la campaña el jueves próximo en el Salón Metropolitano, el mismo lugar donde el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein arengaron a la militancia a trabajar para dar vuelta una de las peores performances electorales del Frente en su historia.

De cumplirse este esquema de cinco bancas de Cambiemos, cuatro del Justicialismo y tres del Frente Progresista, sólo quedará una en disputa para el resto de las fuerzas que entran en la compulsa.

Es decir, esa banca se la disputarán el pastor Eduardo Trasante, por Ciudad Futura; la actual presidenta del Concejo, Daniela León, por el massismo; el veterinario Carlos Cossia, por Espacio Grande; el radical Martín Rosúa y la militante feminista Majo Gerez, por el Frente Social y Popular.

Así, cinco fuerzas políticas van por esa banca que, en teoría, quedaría tras lo que se llevan Cambiemos, peronismo y oficialistas.

Como se ve, todo parece indicar que este próximo domingo hay tres fuerzas que se repartirán la mayor parte de la torta. De allí quedará armado un mapa más que interesante para empezar a vislumbrar lo que podría llegar a suceder en 2019. Pero, claro está, en política dos años es una eternidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario