La ciudad

Récord de 731 muertes en un día en Nueva York

El total de fallecimientos en el Estado es de 5.489 y en la ciudad, 3.202, cifra superior a las víctimas que arrojó el atentado a las Torres Gemelas.

Miércoles 08 de Abril de 2020

El estado de Nueva York registró 731 nuevas muertes de coronavirus ayer, la mayor cantidad en un día desde que empezó el brote. El total de fallecimientos en el estado alcanzó la cifra de 5.489, según el gobernador Andrew Cuomo.

Según un recuento realizado por las autoridades municipales de salud, 3.202 personas han muerto de Covid-19 en la ciudad de Nueva York, más que los que murieron durante el ataque del 11 de septiembre a las torres gemelas del Centro de Comercio Mundial.

El ataque más mortífero en territorio estadounidense mató a 2.753 personas en la ciudad y a 2.977 en general.

El coronavirus ha hecho que Nueva York sea otra vez la Zona Cero de una tragedia nacional y el centro de la crisis que remodela las vidas, libertades y temores de los estadounidenses.

El "11/Sep transformó a la sociedad... uno tenía una sensación de vulnerabilidad que nunca había tenido antes, que se siente hasta hoy en día", dijo Cuomo en una conferencia el mes pasado.

El total de muertes provocada por el coronavirus ha dado un brinco en cuestión de semanas. La ciudad registró su primera muerte el 13 de marzo, menos de dos semanas después de confirmar el primer caso.

A pesar de que las escuelas públicas se cerraron, la municipalidad mantuvo las tres comidas al día para alumnos sin recursos. Se abrieron más de 400 puntos para recoger alimentos. Desde el pasado viernes, este servicio está abierto a todos los neoyorquinos que lo precisen. El programa se expande para ayudar al más de medio millón de personas que ya perdieron su trabajo.

"Estamos viendo que numerosos residentes se han quedado sin dinero y necesitan comer ", recalcó el alcalde Bill de Blasio.

Hay una cantidad de colas que se arman en la ciudad. Las hay de la miseria, tanto en esos puntos oficiales como en iglesias y organizaciones sin ánimo de lucro, pero también las hay de la abundancia en los supermercados. En estas segundas se marca claramente la distancia, utilizando señales en la vereda, y se facilita el acceso en pequeños grupos y controlados cada diez minutos. Estos clientes suelen salir cargados como si el mundo se acabara mañana.

El impacto más devastador del coronavirus recae en la clase trabajadora y en los pobres, que tienen peor acceso a la atención médica.

Ese castigo consiste en la pérdida de los empleos en la escala más básica, que engloba a los que no pueden trabajar desde casa. En este contexto, la población hispana y, sobre todo, la negra o afroamericana son las principales perjudicadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario