Pandemia

Reconocen dificultades para cubrir servicios críticos en los hospitales

Los directores utilizan distintas estrategias para atender el incremento de la demanda que está generando la escalada de contagios de coronavirus.

Jueves 10 de Septiembre de 2020

Convocatorias a voluntarios dentro de la planta de profesionales, ampliación de carga horaria o cambio de servicios. Estas son algunas de las estrategias a las que por estos días recurren los directores de hospitales, que hacen malabares para atender el incremento de la demanda generado por el aumento de contagios de coronavirus. Una tarea que, reconocen, se hace cada vez más difícil por el alza en sí misma, el cansancio del personal de salud y la cantidad de médicos y enfermeros en aislamiento. Según advierten desde la Asociación de Médicos de la República Argentina, los administradores de los centros de salud están “desesperados” para cubrir las guardias y advierten que parte del problema son “las malas condiciones de trabajo” del personal considerado esencial en esta pandemia.

   La circular del Consejo de Administración y dirección médica del Hospital Provincial pidiendo profesionales para que que en forma “voluntaria” y “en sus horarios habituales de trabajo” se sumen a la atención de 9 camas de internación de adultos no Covid y 6 camas de guardia de adultos Covid que circuló ayer insistentemente en los medios, es sólo el botón de muestra del malestar que imprime el aumento de la demanda de servicios.

   “Hacemos lo posible y lo imposible para mantener y garantizar el personal de los servicios críticos”, asegura Claudia Perouch, directora del Hospital Centenario, y reconoce que por estos días gran parte de la preocupación y el tiempo de trabajo tiene que ver con el manejo de los recursos humanos. “No hemos tenido zozobras, no hubo guardias que quedaran descubiertas, pero sí hemos tenido que salir a buscar médicos de urgencia para cubrir esas áreas”, afirma.

   El Centenario es un hospital regional de alta complejidad que recibe la demanda de todo el sur provincial en neurocirugía, cirugía cardiovascular y trasplantes. Tiene el único servicio de diálisis público del sur provincial, un centro regional de hemodinamia y cuenta con una maternidad y una neo de alta complejidad. Junto al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, es uno de los dos centros de salud públicos de la ciudad que son considerados “hospitales limpios de Covid-19” en el diagrama de funcionamiento de los servicios durante la pandemia por coronavirus.

   No obstante, actualmente en la terapia intensiva hay cinco pacientes positivos de Covid-19, otro aislado en sala y varios sospechosos en la guardia, a la espera del resultado de los hisopados. Antes del fin de semana, en el hospital se habilitarán 25 camas más para la atención de pacientes con patologías no relacionadas con el coronavirus.

   Perouch asegura que con el inicio de la pandemia se incrementó la dotación de médicos y enfermeros en terapia intensiva, servicios críticos y guardia y clínica médica. Sin embargo, reconoce que para cubrir la suba de la demanda recurrieron a la ampliación de carga horaria de los médicos (de 24 horas a 36 semanales) o la incorporación de residentes para reforzar las guardias.

   La cantidad de personal con licencia médica también es importante: actualmente hay entre 60 y 70 empleados cumpliendo aislamiento.

   La pandemia, asegura, representa un desafío sin precedentes para el sistema de salud y en especial para las unidades de ciudades intensivos. “Los casos están creciendo en forma muy acelerada y por más que incorporemos equipamiento y personal, es imposible que lo hagamos a ese ritmo. Los recursos humanos no son infinitos, sobre todo en los sectores críticos”, señala y apela “a la responsabilidad de la gente en respetar las restricciones a la circulación. Hay que quedarse en casa, evitar salidas innecesarias y sobre todo reuniones familiares y sociales”, remarcó la profesional.

Malestar en el gremio médico

La titular de la delegación local del sindicato médico (Amra), Sandra Maiorana, advierte que la falta de profesionales para cubrir la ampliación de servicios no es sólo un problema del Hospital Provincial o del Centenario. También faltan profesionales para poner en funcionamiento el hospital modular de Granadero Baigorria.

“Los directores están desesperados, no saben qué hacer para cubrir las guardias”, apunta y considera que “es un problema que se va a generalizar en otros lugares de la provincia ”.

   Para Maiorana, la falta de profesionales para cubrir áreas críticas se relaciona principalmente con las malas condiciones de trabajo del personal de salud. “La gente de salud esta harta, no quiere trabajar por dos pesos, no quiere hacer una hora extra más ni anotarse para trabajar en negro poniendo en juego su salud”, describe la representante gremial de los médicos rosarinos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS