La ciudad

Rebrote: el Huerto sufrió cuatro amenazas de bomba en sólo una semana

La comunidad educativa está sorprendida por la seguidilla y un sector no cree que los autores sean sus alumnos. Ayer hubo que evacuar de nuevo.

Martes 24 de Abril de 2018

El Colegio Nuestra Señora del Huerto ocupa el podio de las instituciones educativas que más falsas amenazas de bomba recibieron en este ciclo lectivo 2018. La semana pasada se produjeron tres comunicaciones intimidatorias a la central policial 911 y ayer fue la cuarta del año. La Brigada de Explosivos de la URII se sumará a las charlas de concientización en las escuelas.


Septiembre del año pasado fue el mes de mayor número de llamados amenazantes a las escuelas. En un sólo día se registraron 33 intimidaciones apócrifas que provocaron el desborde de las autoridades policiales y municipales.

El pico fue en agosto, con 60 llamados en un mes, y para el último trimestre ya eran más de 200. La fiebre que provocó un caos en calles circundantes en las instituciones educativas se aplacó hacia fin de año, cuando la Justicia comenzó a mostrar algunos resultados.

Tras varios allanamientos, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) llevó a imputar a varios padres de hijos acusados de haber provocado el corte en el dictado de clases. Y hasta se evaluó que los adultos respondieran con su patrimonio el costo generado en cada operativo, que rondaban los 50 mil pesos cada uno.

En paralelo, el Ministerio de Educación santafesino y otras áreas de su gabinete comenzaron a promover la problemática en las aulas con el fin de crear conciencia entre el alumnado.

El ciclo lectivo arrancó signado por los paros del sector docente, pero también por las falsas amenazas en baja magnitud: cuatro hasta mediados de mes. Pero tanto la semana pasada como ayer, el Huerto quedó en el ojo de la tormenta.

La seguidilla en el Colegio de Juan Manuel de Rosas al 1000 comenzó el lunes pasado, continuó el martes, jueves y ayer. La metodología fue siempre la misma: la comunicación fue al 911 desde un celular analógico, que funcionan con chips que se compran en cualquier kiosco o comercio.

Y como cada vez que existen estas intimidaciones, se activa todo un protocolo de actuación que incluye la Brigada de Explosivos, personal del Comando Radioeléctrico, Motorizada y agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM).

Con un 2017 problemático, en las próximas semanas se repartirá entre los directivos de escuelas secundarias una circular recomendando hablar de este tema con los alumnos, explicándoles las responsabilidades que tienen las personas que realizan estas amenazas y el malestar que generan no sólo en la comunidad educativa sino también en el resto de la sociedad, que debe sufrir los cortes de tránsito y afrontar los costos de los operativos.

La acción preventiva incluye el envío de notas a las familias de los alumnos advirtiendo que la amenaza es un delito que tiene consecuencias penales, que puede desencadenar penas de prisión, y que la provincia cuenta con los recursos necesarios para identificar las líneas de las cuales se realizan las llamadas.

"No sabemos por qué, pero se ha repetido mucho el Huerto, que está al tope del ránking. En cada operativo necesitamos en el lugar entre 40 minutos a una hora y media. En lo que va del año, hemos contabilizado aquí unas 8 amenazas", estimó la subcomisaria Soledad Ocampo, titular de Explosivos de la Policía. Le siguen en el triste podio la Técnica Nº 5 de, Corrientes al 600, y la Técnica Nº 464, de Pueyrredón y Tucumán.

Como ya es costumbre y luego del rastrillaje que se hizo en la institución religiosa de barrio Martin, todo volvió a la normalidad. El procedimiento implicó la evacuación del alumnado, se dio intervención a la comisaría de la zona, al Juzgado en turno y a la Fiscalía, remitiendo actas e informes de la inspección.

Mientras tanto, Ocampo y la subcomisaria Natalia Giménez, segunda jefa de Explosivos se preparan para intervenir en las aulas e interactuar con los alumnos. "Estamos preparadas para hacer las tareas que puedan producir un cambio de actitud, o al menos una toma de conciencia entre los chicos", puntualizó Ocampo.

En octubre pasado, el fiscal Gustavo Ponce Asahad le dictó prisión preventiva para un hombre de 56 años a quien le secuestraron chips de celulares y un revólver.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario