La ciudad

Realizar la revisión obligatoria del auto ya demanda hasta cinco horas

La llegada del verano multiplicó por dos la concurrencia a los dos talleres rosarinos encargados de la revisión técnica obligatoria de vehículos en el marco del Programa Provincial de Seguridad Vial. Ya sea por la inminencia de los viajes o por proveer de tiempo y días libres, las vacaciones se hacen sentir en las largas filas de quienes concurren a cumplir con el nuevo requisito

Viernes 28 de Diciembre de 2007

La llegada del verano multiplicó por dos la concurrencia a los dos talleres rosarinos encargados de la revisión técnica obligatoria de vehículos en el marco del Programa Provincial de Seguridad Vial. Ya sea por la inminencia de los viajes o por proveer de tiempo y días libres, las vacaciones se hacen sentir en las largas filas de quienes concurren a cumplir con el nuevo requisito para circular que está en vigencia desde el pasado 7 de agosto.
  Lo que hasta hace poco era un trámite de 45 o 60 minutos como máximo, se convirtió en estos días en esperas generosas que pueden llegar hasta las cuatro o cinco horas, sin turnos previos, sólo por orden de llegada. “El trabajo aumentó un 50 por ciento”, explicó el ingeniero Rubén Barra, del taller Diley (Francia 5873), a metros de Circunvalación y Ovidio Lagos. La explicación es sencilla: al cronograma por modelo dispuesto por la provincia para diciembre y enero, se suma la ansiedad de quienes antes de viajar quieren tener el certificado de la revisión por si van a provincias que ya lo exigen (ver aparte).
  “Estamos acá desde las ocho, cuando llegamos era desorganizado y después se dieron cuenta de que tenían que repartir números porque entraba o salía la gente y no sabíamos si estaban en la fila”, comentó Mirta. A punto de ingresar al tren de ensayo del mismo taller, Eduardo explicó que la revisión en sí no lleva más de media hora, pero que el cuello de botella se arma en el “papeleo”.
  Según Barra, a pesar de la demanda de los últimos días, Diley está en condiciones de dar respuesta en forma “óptima”. Y estimó que, pasado el furor del verano, la afluencia de público volverá a aplacarse como en los primeros meses. Además estimó que los bochazos no superan el 12 a 15 por ciento. “Esto tiene que ver con la responsabilidad de cada uno y que es independiente del modelo que tenga su auto”, señaló.

La misma vara. “También sería bueno que se mire todo, porque en las calles hay cada catanga circulando y nadie las controla”, señaló Víctor mientras lograba mover unos metros su auto en la fila de espera del taller Isva, en 25 de Mayo 4704, Circunvalación y Uriburu. En el mismo lugar, y armada de paciencia, Amalia esperaba con la puerta abierta de su camioneta, con la que había adelantado muy pocos lugares en una hora.
  “Sí, a mí me parece suficiente la cantidad de talleres”, consideró el ingeniero Adrián Boveri, mientras hacía un alto en la fiscalización que realizaba desde la fosa de Isva, casco y linterna en mano. Y confirmó la tendencia señalada, en los últimos días el furor vino de la mano de quienes salen de vacaciones y tienen días libres para encarar el trámite. En el lugar se atienden unos 80 autos por jornada.

Aclaraciones. La titular de la Subsecretaría de Seguridad Vial de la provincia, Hebe Marcogliese, destacó que “en materia de transporte y seguridad vial hay confusión. Este es un país federal con un triple orden (nacional, provincial y municipal), y no todos tienen la misma regulación. Si bien se adhieren a la ley nacional, los distritos lo hacen de distintas formas. Allí surgen las confusiones”, aseguró la funcionaria.
  Para el caso de la revisión técnica Marcogliese aclaró: “En todo el país es obligatoria para el transporte de cargas y pasajeros. Pero a través de la adhesión a la norma nacional, la anterior gestión de Santa Fe la extendió a los autos particulares”.
  En esa dirección, dijo que, ajustándose al ordenamiento jurídico vigente, “la ley es aplicable de acuerdo al domicilio del titular del rodado”. En consecuencia, si un automovilista santafesino es detenido, por ejemplo, en provincia de Buenos Aires, deberá demostrar que reside en Santa Fe (esgrimiendo DNI y tarjeta verde a su nombre) y que puede circular si está dentro de los plazos establecidos para la verificación, según el modelo de su rodado.
  “Por más que sea de otra provincia, la autoridad tiene la obligación de conocer la ley que rige en Santa Fe”, remarcó Marcogliese.

Más talleres. Respecto a la demanda que se registra en los cinco talleres habilitados en la región, explicó que “las municipalidades tiene la potestad de habilitar talleres propios o llamar a licitación para otorgarles la tarea a privados, siempre y cuando cumplan con los requisitos técnicos para garantizar la legitimidad de la oblea, previa aprobación por parte del gobierno provincial”.
  Además, dejó en claro que para realizar el cambio de titularidad (transferencia) no es obligatorio presentar la revisión ante el registro.
  En este sentido, la titular del registro Nº 5 de Rosario y delegada de esos organismos, María Vélez De Isern, fue contundente. “Lo único que se debe acompañar es la verificación del motor, que se hace con el formulario 012”, aclaró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario