La ciudad

Quiosqueros piden actualizar la comisión por cargar la Movi

Dicen que el porcentaje de ganancia es ínfimo y que no cuentan con un seguro que cubra la posibilidad de que la recaudación sea robada.

Jueves 08 de Noviembre de 2018

Quiosqueros que recargan las tarjetas de colectivos reclamaron que las comisiones por prestar ese servicio continúan sin actualizarse desde hace años, además de mencionar que desde el municipio no se brinda un seguro en caso de que les roben ese dinero. El tema volvió a salir a la luz tras la declaración pública de la secretaria de Movilidad y Transporte municipal, Mónica Alvarado, que instó a la ciudadanía a denunciar a quienes cobren un adicional por ese servicio.


Algunos quiosqueros de la ciudad manifestaron que el porcentaje de ganancia continúa en el 0,07 por ciento de la recaudación total, además de que la prestación del servicio no viene con un seguro que cubra la percepción en caso de que se produzca un robo en el comercio.

LaCapital dialogó en mayo de 2016 con un grupo de quiosqueros que pedían una audiencia para intentar llegar a un acuerdo con la Municipalidad y solicitaban que el hecho de recargar las tarjetas no sea sólo un servicio y que no acarree los peligros que eso conlleva. Sin embargo, desde entonces no hubo ninguna modificación ni actualización de las condiciones.

Es más, uno de los comerciantes consultados aseguró que distintos comercios aplican diferentes métodos para correr el menor riesgo posible de ser asaltados y perder toda la recaudación que, en caso de que se dé, los mismos quiosqueros deben devolver.

"Todo sigue igual. No cambió nada", comentó Luis, que presta el servicio desde hace alrededor de 20 años cuando la manera de abonar los viajes en colectivo era introduciendo la llamada "tarjeta magnética" en las canceladoras de las unidades.

El quiosquero comentó: "No hay muchos comercios que carguemos la Movi" y sostuvo que eso, sumado al horario acotado de los puestos de recarga, hace que quedarse sin saldo y sin la posibilidad de abonar con alguno de los dos viajes plus (extras ante la falta de saldo) se convierta en un dolor de cabeza para el usuario.

A pesar de ello, Luis aseguró que disponer del servicio lo ayuda como "enganche" para quienes se acercan a su comercio: "Nos sirve por la afluencia de gente que viene a cargar".

Distinto es el caso de Guillermo, otro quiosquero que tiene su comercio en el centro y que dio de baja el dispositivo para cargar la Movi. En la actualidad, sólo se aboca a las tarjetas Sube. "La gente carga 50 o 100 pesos y se va, no compra otra cosa. No me servía como comercio", argumentó.

A pesar de que ya dejó de prestar el servicio hace un tiempo, Guillermo comentó que tiene colegas que cargan en "un bloque horario determinado". Están quienes prestan el servicio de 10 a 14, por ejemplo; o quienes sólo lo hacen a la noche por estar los dueños del comercio presentes.

"Es porque, a veces, queda alguien solo en el quiosco y con miedo de tener semejante caja. Entonces, dan a medias el servicio", manifestó, además de agregar que "cada cual se va acomodando", aunque la realidad tendría que ser otra.

Guillermo contó que decidió cargar las tarjetas Sube en su quiosco y que si bien ese servicio le deja entre un dos y un tres por ciento de comisión, el aparato que le dieron para brindar el servicio es "viejo, lo están reutilizando. El sistema a veces se traba".

"Me ofrecieron que van a venir los nuevos equipos, pero por ahora ni los vi. Hace dos o tres meses ya de eso", recordó.

Tal vez no se trate sólo de denunciar a los infractores de la norma sino, además, de atender las necesidades de quienes usan el transporte público todos los días (agregando más puntos de recarga o elevando el horario de cierre de los puestos) y de quienes brindan el servicio de recargas en los quioscos (escuchando reclamos que vienen desde hace, por lo menos, más de dos años).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});