La ciudad

Quieren que las iglesias, clubes y consulados también paguen la TGI

Hoy están exentos, pero parte de la oposición busca que comiencen a abonar la tasa municipal También se propone que en el sector donde se hacen las torres de alta gama se tribute más.

Miércoles 07 de Septiembre de 2011

El Concejo Municipal comenzará a debatir en las próximas semanas una propuesta que tiene por objetivo readecuar el pago de la TGI, es decir, terminar con algunas exenciones de las que hoy gozan las propiedades pertenecientes a los cultos religiosos, clubes, consulados y hasta entidades empresarias. El plan también incluye la creación de una nueva zona tributaria para los sectores de la ciudad de alta gama, de modo que quienes vivan allí paguen más.

La iniciativa es impulsada por el concejal del Partido del Progreso Social Héctor Cavallero, que ayer salió al cruce del anuncio de aumento de la TGI que la intendenta electa Mónica Fein incluirá en el presupuesto del año próximo. El proyecto es visto con buenos ojos por otros sectores del justicialismo, pero también recogió algunas críticas (ver aparte).

Según indicó Cavallero, "intenta corregir el problema estructural que tiene el Ejecutivo con los ingresos y egresos, y ver cómo se pueden aumentar los ingresos antes de llegar a determinar un nuevo aumento de la TGI".

Si bien aclaró que todavía no cuentan con una estimación concreta, la propia Fein confirmó en las últimas horas que "se estudia recomponer la TGI en el presupuesto" para el año próximo, que debe presentarse en el Concejo Municipal en las próximas semanas.

En paralelo, el edil justicialista no sólo se manifestó en contra de un nuevo incremento, sino que además criticó "el déficit estructural que desde hace siete años consecutivos arrastra el Ejecutivo municipal".

Exenciones. Uno de los primeros puntos de la iniciativa propone reevaluar las exenciones vigentes al pago de la tasa. Cavallero señaló que "hay cantidad de instituciones que no están pagando esta tasa, que no es más que el servicio de alumbrado, barrido y limpieza de los que ellos también se ven beneficiados".

En ese sentido, el edil apuntó "a las propiedades que pertenecen a los cultos religiosos, algunos consulados, muchos clubes que no cumplen con fines sociales y que tienen manzanas enteras sin pagar un peso, sindicatos, e incluso entidades empresarias que poseen inmuebles importantes en pleno centro de la ciudad".

En el primer caso, como es el de los cultos, Cavallero señaló que "cobrar la tasa de barrido, alumbrado y limpieza no significa coartarle la libertad de culto a nadie, cuando paralelamente hay barrios donde por no tener pavimento el barrido no existe y la recolección de residuos es deficitaria".

Sin embargo, aclaró que "la idea no es eliminar todas las exenciones, sino mantener las que realmente son sociales como es el caso de los jubilados y pensionados con haberes mínimos, los veteranos de Malvinas, los centros de jubilados que tienen edificios propios y los clubes que realmente cumplen con una función de asistencia social".

Premium. Otra de las propuestas apunta a crear un nuevo radio tributario, en el que estarían incluidos los flamantes proyectos inmobiliarios de alta gama. Actualmente, los radios I y V de la TGI son los que mayor capacidad contributiva, y va disminuyendo en el II, III y IV; ahora impulsarán la zona VI.

"Este nuevo radio sería el de más alta capacidad contributiva, por encima del I y V, e incluiría la zona de Puerto Norte y la costa sobre el río, donde se hicieron grandes avenidas y espacios verdes. Los contribuyentes deben abonar el plusvalor de esas obras hechas por el Estado", insistió el edil y agregó: "Además se encuentran emplazados en sectores aislados, donde llevar adelante los servicios es más caro".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario