La ciudad

Quién es Cornaglia, el histórico dueño de concesiones que está otra vez bajo la lupa

Controla bares top en espacios públicos desde los 90'. Fue denunciado por obras no hechas y deudas. Ahora lo apuntan por posible hurto de luz.

Domingo 29 de Octubre de 2017

Mario Cornaglia, el empresario que quedó otra vez bajo la lupa por posible hurto de energía para iluminar sus bares concesionados en la costanera norte, fue denunciado varias veces por la oposición en el Concejo por diversas irregularidades. La lista incluyó desde el incumplimiento del plan de obras comprometido hasta el atraso en el abono de tasas y cánones, además de cuestionamientos a los bajos pagos mensuales que ofreció para quedarse con concesiones de espacios públicos clave de la ciudad.

El Tribunal Municipal de Cuentas ha emitido dictámenes en su contra desde mediados de la década del 90. Sin embargo, 20 años después sigue al frente de bares y restaurantes de Rosario.

   El ultimo episodio que lo roza estalló la semana pasada. La Empresa Provincial de la Energía encontró una conexión irregular en un tablero de alumbrado público ubicado en un gabinete de la costanera norte.

   El hallazgo se produjo al verificar que algunas fases del tablero continuaban trabajando a pleno día, mientras las luminarias públicas permanecían apagadas.

   Las autoridades sospechan que detrás de la conexión ilegal podrían estar los bares concesionados Mordisco, Sr. Arenero, Caracolas, Primavera y Natural Mystic, que están bajo la órbita de dos sociedades: Sol Eventos y Catering SRL y Naturaleza Urbana SRL.

   Tanto, que el municipio ya avisó que de confirmarse esa conjetura le dará de baja a esas concesiones que vencen recién dentro de ocho años por este delito.

   La oposición en el Concejo y el propio Tribunal Municipal de Cuentas siempre vincularon a esas dos SRL con Mario Cornaglia, empresario local que manejó diversas concesiones, desde el derrumbado carrito Veracruz en el Parque Nacional a la Bandera, pasando por los bares de la costanera.

   Hace años que los ediles opositores vienen cuestionando a Cornaglia por "incumplimiento en la ejecución de obras y atrasos en los pagos de tasas y cánones" comprometidos en los contratos.

   En ese sentido, según el dictamen 555 del Tribunal de Cuentas Municipal emitido en diciembre de 2012, luego de 29 meses de concesión Cornaglia llevaba ejecutado sólo el 22 por ciento de la obra comprometida, menos de la cuarta parte del total.

   De acuerdo al contrato de adjudicación, la obra debía concluir a los 24 meses, a partir de agosto de 2010, o sea que debió finalizar todas las obras en julio del 2012.

En 2013, una comisión investigadora creada por el Concejo para investigar 32 concesiones municipales, basada en informes del Tribunal de Cuentas e investigaciones propias, detectó varias anomalías en la explotación de los bares de la Rambla Catalunya.

   El informe cuestionó la "falta de solvencia económica que muestran las dos SRL que componen la UTE, que podría derivar en una deserción del concesionario en las obras de remodelación" que llevaba adelante.

   Además, el relevamiento citó un informe del Banco Central a julio de aquel año que indicaba que ambas empresas tenían $288.690 en cheques sin fondos rechazados.

   Años más tarde hubo un episodio tenso con el concesionario cuando reclamó con vehemencia que el Ejecutivo traslade unos carritos de comida rápida que estaban sobre la rambla.

"Allí nos pusimos averiguar sus antecedentes y nos llamó la atención que fuera tan exigente con el municipio cuando él era un incumplidor serial de los contratos que había suscripto en cuanto a obras y plazos", recordó el edil Diego Giuliano (PJ).

Luego mencionó que tras ese incidente "el municipio accedió a publicar en la web el seguimiento de las concesiones. Pero terminó siendo administrativo y faltó un control eficaz del grado de cumplimiento de los compromisos".

Un empresario con un centenar de cheques rechazados en 18 meses

Las denuncias contra el empresario Mario Cornaglia no son nuevas. En 2013, cuando la oposición cuestionó la política de control de concesiones del municipio tras la tragedia del International Park, en la que fallecieron dos adolescentes en un parque de diversiones, el Concejo objetó la solvencia fiscal del concesionario de la Rambla Catalunya.

   En aquella oportunidad el concejal radical Jorge Boasso reclamó al municipio que rescindiera el contrato con Cornaglia por diversos incumplimientos.

Y citó un informe del Banco Central que contabilizaba "en los últimos 18 meses 119 cheques rebotados, por más de 305 mil pesos, a nombre de la UTE Sol Eventos, Catering SRL y Naturaleza Urbana SRL".

   Boasso fue más allá y sostuvo que "el tema de concesiones de Rosario es similar al escándalo de Fassi Lavalle en Capital Federal, cuando le entregaban las concesiones a amigos del poder sin licitaciones ni contratos".

El referente opositor planteó además que "las concesiones en la ciudad son una vergüenza. Si las profundizamos va a haber un escándalo de corrupción".

El edil de la UCR objetó además "los magros pagos en concepto de canon" que ofertó este empresario e igualmente le adjudicaron los bares de la costanera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario