La ciudad

"Queremos trabajar", piden los empleados de Sol que hoy se reúnen en Buenos Aires

En Moreno y el río se convocaron para partir al encuentro que sucederá desde las 14 entre representantes gremiales y autoridades de la empresa en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Lunes 18 de Enero de 2016

El jueves a la noche de la semana pasada fue el último vuelo de la empresa Sol Líneas Aéreas que cerró sin previo aviso. Esta mañana los empleados, que aún no recibieron telegramas de despido, se reunieron en Moreno y el río para viajar a Buenos Aires donde hoy desde las 14 se mantendrá un encuentro entre representantes gremiales y autoridades de la empresa en el Ministerio de Trabajo de la Nación.
 
"El jueves a la noche se hizo el último vuelo, a las 22.30 aterrizamos en Rosario, había una conmoción total por parte de los empleados, había gente hasta llorando porque no se sabía que pasaba en la empresa, todavía no tenemos ninguna explicación, no tenemos los telegramas", relató el copiloto Juan de Gregorio al programa en "El primero de la mañana" de La Ocho.
 
"Hace tres años que venimos a los tumbos, lamentablemente quedamos los empleados en el medio de negocios de las empresas y nos quedamos nosotros como moneda de cambio", agregó.
 
Respecto a las perspectivas sobre el cónclave de hoy, dijo que lo primero es "tener alguna noticia por parte de los directivos que no se han comunicado con nosotros" y que el objetivo es "luchar por las fuentes laborales"
 
"Estamos muy preocupados , angustiados, para muchos es su último trabajo, lo único que queremos hacerse trabajar", indicó y afirmó que el plan de lucha seguirá hoy en Buenos Aires y con base en Rosario en los mostradores de Sol del aeropuerto donde hay gente acampando.
 
Una de las azafatas que quedó varada en Uruguay cuando se suspendieron los servicios de la empresa rosarina, recordó el desconcierto ante la difícil situación que atravesaron el jueves pasado. "Estábamos en Punta del Este esperando para embarcar a los pasajeros para ir a Rosario, el comandante de la aeronave nos llama adelante y nos dice que tenía la orden de la empresa española de que el avión tenía que quedarse ahí", precisó.
 
"Eso fue a las nueve de la noche, mucho más tarde pudimos comunicarnos con alguien de la empresa, si nos conseguían un hotel. Finalmente al otro día volvimos en un vuelo de Aerolíneas a Buenos Aires y nos encontramos con el resto de nuestros compañeros consternados, nos decían que nos paguemos el pasaje que después nos lo iban a reintegrar el dinero", contó.
 
Por último describió sus sensaciones ante la sorpresiva suspensión de las actividades de la línea aérea. "Uno empieza primero con angustia, enojo, se mezclan los sentimientos y te das cuenta que nunca les importo nada. Siempre pusimos el hombro, seguimos trabajando a pesar de no cobrar el sueldo o cobrarlo en tres veces", cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario