La ciudad

"Queremos que el consumo de drogas no se cruce con conducir un vehículo"

Clara García, titular de la Agencia de Seguridad Vial de la Municipalidad de Rosario, dijo que "no es tan sencillo" de realizar el examen de "narcolemia" a conductores de tránsito.

Miércoles 26 de Junio de 2013

Clara García, la titular de la Agencia de Seguridad Vial de la Municipalidad de Rosario, consideró que el test para detectar rastros de consumo de drogas en conductores de tránsito le parece una iniciativa positiva, pero aclaró que "no es tan sencillo de aplicar como lo es el de alcoholemia". Además, dijo que los dispositivos que tiene previsto implementar la Municipalidad son importados y "necesitan una homologación para que después no sea cuestionado".

García fue consultada hoy sobre la iniciativa impulsada por el concejal Jorge Boasso para que se implemente, en el marco de los operativos de tránsito, un examen o control sobre consumo de drogas a los conductores. La iniciativa está a consideración de los ediles y, según el propio concejal, la semana próxima podría ser aprobada.

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, la responsable del área vial de la Municipalidad dijo que las autoridades "Se han contactado con los pocos proveedores que poseen este equipamiento. Este tema nos preocupa por la salud de quienes manejan  y de quienes se cruza en su camino. El análisis no es tan sencillo como es el de alcoholemia. Cualquiera sea el tipo de bebida alcohólica, el análisis es el mismo, es muy breve, se sopla una boquilla y da o no positivo".

Según García, los dispositivos para lo que se dominan comúnmente "narcolemia" se hacen "con equipos que no son fabricados el país y requieren una cantidad de elementos mayor. A veces requieren análisis de orina, que eso es imposible de hacer en forma masiva. Ahora hay unos hisopos que hay que tenerlos aproximadamente un minuto en la boca contra los costados de los dientes. Después se coloca en un aparato que testea seis drogas distintas, porque estos estupefacientes no son lo mismo que el alcohol. El testeo lleva bastantes minutos y no permite hacerlos con la masividad que sí se puede con la alcoholemia".

García dijo que el proveedor de los dispositivos "no ofreció los precios porque no ha obtenido la homologación en el país. Esto estaban tratando de terminar".

"Es nuestra preocupación y es nuestra ocupación hacerlos (los controles), pero creo que estamos en una situación de país en la que el problema se resolverá positivamente para que este tipo de testeo tenga una homologación y que luego no se haga objetable el uso de este tipo de análisis. En las ciudades los consumos de drogas están creciendo. En todo caso, lo que tenemos que ver es que ese consumo no se cruce con el conducir un automóvil. Lo demás pasa por la órbita privada en tanto no lesione la vida de otro", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario