La ciudad

Provocar el encuentro

Persistir, y en las mejores condiciones, pareciera ser el destino de la muestra Bafici en Rosario.

Sábado 04 de Agosto de 2018

Persistir, y en las mejores condiciones, pareciera ser el destino de la muestra Bafici en Rosario. 16 años concretando la única muestra internacional de largometrajes, con perfil independiente y autoral en la ciudad, quizás sea algo más que madurez.

   Empezamos impulsando la idea de un festival internacional de cine en y de Rosario con un perfil cercano al Bafici —aunque con nuestras particularidades— y seguimos pensando en que lo podemos hacer, ya que en todos estos años no hemos hecho más que cosechar experiencia, ganas, equipo y conocimientos en la materia. En cuanto nos habiliten, será un alto logro para la comunidad; en la ciudad y la provincia.

   Mientras, el Bafici Rosario seguirá siendo como siempre, trabajo duro y un gran placer: conectar, provocar, alimentar el "encuentro" provechoso entre el público, películas hermosas, audaces, y sus realizadores.

   Proponerlo y profundizarlo, entrar al túnel de destellos y animar las sombras, organizar la visión, concertar el viaje interminable del cine; ese entrecruzamiento fantasmático de sonidos e imágenes que crea sentimientos.

   Nos mueve producir hechos culturales intensos, aunque confesamos es el delirante espíritu cinéfilo lo que nos impulsa, algo más hondo y apasionado que saber fechas y premios de una película.

   Es acompañar el linaje creativo siempre mestizo de obras en las que se diluyen autores febriles. Entendemos la cinefilia como un modo sensible de articular el proceso vivo de la materia cinematográfica, que repta incansable hasta morder el cuello del dios albino.

   Acá vamos, a compartir el recorrido de películas que utilizan este mecanismo expresivo tan complejo en su faz productiva como libre en sus formas.

   ¡Atención! Pululan reductores de las formas, mercachifles del producto intentan limitar al cine para sólo comerciar. Pero el cine, Gran Alucinador de la realidad pesadillesca, se sacude y renueva, y sigue contaminando saludablemente todos los sistemas. Nosotros, a la par.

Por Rubén Plataneo

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario