La ciudad

Proponen que el boleto de transporte se pague con un abono dolarizado

El proyecto fue presentado en la Legislatura por un ciudadano rosarino que plantea una solución al incremento de los costos.

Sábado 10 de Agosto de 2019

Un singular proyecto para modificar el sistema de pago del transporte urbano de pasajeros duerme desde hace meses en algún cajón de la Legislatura santafesina. Se trata de un abono dolarizado para todos los usuarios del sistema que los habilitaría a viajar sin límite por un mes de calendario mediante la actual tarjeta sin contacto, personalizada. Los efectos inflacionarios se absorberían con un Fondo Compensador al igual que una reserva para hacer sustentable al circuito. Los cálculos se hicieron en base a un aporte mensual de 600 pesos por usuario. “Hoy se paga más cuanto más se viaja. Con el abono, cuanto más se use, menos se pagaría”, destacó el autor de la iniciativa, Héctor Franza.

   La propuesta se muestra desafiante y decidida a romper el status quo de cómo operan los servicios públicos en la región. Y en sus fundamentos, se trasluce un método pensado como un mecanismo de relojería.

   ¿Cómo cargará el usuario su tarjeta dolarizada? Según el autor de la iniciativa, el costo del abono se fijó en 15 dólares (lo que equivale a entre 600 y 700 pesos mensuales). El abono tendría una vigencia de un mes calendario. Ya con su tarjeta personalizada, quien utilice el sistema podrá solicitar la siguientes cargas que servirán como nomenclador que equilibra las variables:

desde los 50 centavos de dólar hasta los 15 dólares. No pagarán tarifa los menores de cuatro años y los mayores de 69 años, pero para llevar un control estadístico de los flujos de pasajeros deberán presentar sus tarjetas con el beneficio de la gratuidad. Las futuras modificaciones en el abono deberán ser aprobadas por el Concejo Municipal.

   A cada cancelación, se le expedirá al usuario un comprobante donde se indique el saldo faltante para completar el abono. Y en caso de que haya excedentes, los mismos quedarán a favor del nuevo período mensual. El proyecto se pensó para Rosario, pero se podría sumar a las redes de colectivos de la región. “No es necesario que los usuarios tengan dólares. El sistema automáticamente transformará el importe cargado con la cotización del día en moneda nacional. Y aunque no hayan podido pagar, podrá viajar todos los días del mes calendario y abonar el último día los 15 dólares correspondientes”, apuntó Franza.

   El concepto de viaje cambia radicalmente. Se podría ir en cualquier línea y no pagaría más trasbordos. El proyecto contempla también una tarjeta especial, sin cargo, de uso gratuito, con 40 viajes al mes par quienes hayan quedado cesantes en sus puestos de trabajo, y serán beneficiarios quienes tengan la acreditación de su cesantía en dependencias oficiales.

   “El abono mensual dolarizado transforma el costo del servicio en intrascendente económicamente”, resaltó Franza. Entre otras cosas, la clave de su virtuosismo pareciera radicar en la creación de dos fondos; uno Compensador y otro de Reserva. “El primero para solventar el índice inflacionario, compra de nuevas unidades, desfasajes e incremento de costos. El segundo como centinela, como reaseguro para sostener el «aumento cero»”, expresa el proyecto ingresado en la Legislatura santafesina.

   Y en tal sentido, agrega: “En caso de que los subsidios nacionales, provinciales y locales no lleguen a cubrir el ciento por ciento de las necesidades, el nuevo sistema por abonos estaría en condiciones de solventarlo con recursos propios”.

   Multiplicando los usuarios locales por el valor del abono mensual dolarizado, Franza estimó una recaudación mensual de unos 14 millones de dólares, pero un costo mensual de 6,6 millones de dólares a valores estables.

   Según estas ecuaciones de equilibrio, la recaudación paga el costo de sistema y el remanente sostiene el Fondo Compensador y el de Reserva. “Nadie usaría la Sube o la Movi que contienen 2 veces el costo del transporte , sino que sólo operará la empresa que instale el proyecto dolarizado”, subrayó.

   Otro rasgo singular de la iniciativa es que los discapacitados no viajarán más en colectivo, sino que con la misma recaudación del sistema tendrán un servicio personalizado de traslado en combis. Los tres asientos que queden vacantes en los colectivos por ese motivo, serán absorbidos por los usuarios.

   Las tarjetas dolarizadas deberán personalizarse y serán instransferibles, con localidad de origen y un sistema de cobros que será bancarizado.

   Quien no la obtenga y necesite viajar, podrá adquirir el pago ocasional. Se mantendría el medio boleto estudiantil y habría unidades de reposición de emergencia para rescatar pasajeros en caso de un desperfecto en un colectivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario