La ciudad

Proponen endurecer las sanciones a motos con escape sin silenciador

La oposición en el Concejo propuso endurecer las sanciones a las motos que circulan en la ciudad con caños de escape sin silenciador o adulterados con "roncadores".

Viernes 13 de Julio de 2018

La oposición en el Concejo propuso endurecer las sanciones a las motos que circulan en la ciudad con caños de escape sin silenciador o adulterados con "roncadores". El bloque de Cambiemos planteó que, además de cobrarle una multa, el municipio extraiga ese escape como condición para que el motociclista retire la moto del corralón. Y que se destruya el material y se venda luego como chatarra.

La iniciativa fue presentada por el concejal Carlos Cardozo. Se basó en la experiencia de otras ciudades como "Roldán, Henderson, Santa Rosa y Pergamino que han implementado una modalidad ejemplificadora y preventiva que consiste en la destrucción de los elementos que emiten estos sonidos".

El edil macrista recordó que en la actualidad hay motos "con dispositivos de escapes que exceden los niveles sonoros estipulados" en la normativa vigente desde el año 1972 "que tiene la finalidad de prevenir la polución sonara, preservar la salud, la seguridad y el medio ambiente".

Luego destacó que el Código de Transito de Rosario, sancionado en el año 1998 "prohíbe la circulación de rodados con escapes deficientes o antirreglamentarios". Y el municipio "posee la facultad de incautar los elementos que producen estos ruidos nocivos".

Para Cardozo, "en un ambiente sobrecargado de ruidos y sonidos, no se puede ofrecer a la ciudadanía una buena calidad de vida". Los ruidos de los llamados "roncadores" de caño de escape "dañan la audición especialmente en criaturas, ocasionando también intranquilidad entre vecinos".

El proyecto de ordenanza estipula prohibir la circulación de motos "desprovistas de silenciador de escape, con el mismo en malas condiciones o modificado de manera tal que los ruidos que produzca exceda los limites".

Esta contravención será motivo "de secuestro del vehículo, para la quita del caño de escape no reglamentario o dañado. Quedando obligado el propietario a instalar un escape reglamentario antes de retirar el vehículo. Y el escape ilegal o averiado quedará retenido para su posterior destrucción", señala el texto.

El municipio deberá publicar a través de los medios la vigencia de esta reformada norma. Y se otorgará un plazo máximo de 60 días para que aquellos infractores se adecuen a esta disposición.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});