La ciudad

Proponen cobrar altos peajes a los autos que quieran entrar al centro

Expertos internacionales en transporte sugirieron cobrar una especie de peaje, cuanto más alto mejor, para desalentar el ingreso de vehículos en las zonas más centrales de las ciudades. A eso deberían...

Jueves 12 de Mayo de 2011

Expertos internacionales en transporte sugirieron cobrar una especie de peaje, cuanto más alto mejor, para desalentar el ingreso de vehículos en las zonas más centrales de las ciudades. A eso deberían sumarse tarifas muy caras para estacionar y desalentar la construcción de playas.
Es que están convencidos de que en las urbanizaciones más congestionadas los automovilistas deberían pagar por el impacto que producen sobre el medio ambiente.
Para dimensionar el tema difundieron un dato inquietante: en el mundo mueren 250 personas por día como consecuencia indirecta de la contaminación ambiental, que tiene en el transporte uno de sus mayores tributarios.
Los datos se conocieron ayer en el marco de la Conferencia de Transporte Sustentable, Calidad del Aire y Cambio Climático, que se está realizando hasta mañana en el Centro de Convenciones del City Center Rosario y que congrega a expertos en la problemática de todo el mundo.
  “El automóvil es un personaje muy egoísta, bebe mucho, tose mucho, no es solidario porque transporta sólo dos o tres personas. Es un tipo muy exigente, nunca está feliz, siempre quiere más”, dijo el ex alcalde de Curitiba (Brasil), Jaime Lerner, en el discurso central de la apertura titulado “Oportunidades y desafíos para mejorar la calidad de vida y fortalecer la economía en las ciudades, mejorando el acceso y la movilidad”, que se llevó los aplausos y la atención de los participantes. La metáfora sobre la dependencia exagerada del automóvil particular sintonizó con las opiniones de los especialistas.
  “Habría que cobrar mayor impuesto al comprar un auto, así como subastar las patentes en forma mensual, además, deberían pagar una especie de peaje al ingresar en zonas de alta congestión urbana y dejar de construir estacionamientos en las zonas céntricas”, explicó desde la mesa de Transporte No Motorizado, Carlos Felipe Pardo, de Bogotá (Colombia).

Planificación. “El objetivo es concretar una red internacional de tomadores de decisión y actores clave para abordar en forma conjunta los serios problemas que enfrenta la región en materia de transporte urbano”, anunció el director ejecutivo de Clean Air Institute (CAI), Sergio Sánchez. Para el premio Nobel de Química, Mario Molina, que intervino a través de un video, “es imprescindible encontrar nuevas tecnologías para el sistema de transporte público que sean capaces de reducir la contaminación para proteger la salud y combatir el cambio climático en América Latina. Ambas acciones tienen el carácter de urgente y prioritarias”.
  Según Molina, Naciones Unidas aprobó planes de mitigación y mecanismos para brindar las capacidades financieras y técnicas que se requieren para que las iniciativas de transporte limpio cuenten con fondos e instrumentos específicos. “Las zonas urbanas del planeta utilizan más del 60 por ciento de la energía y generan más del 60 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono, por eso son importantes los acuerdos asumidos por ciudades líderes”, explicó.
  Del acto de apertura participaron representantes del CAI, de los bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), entre otros organismos internacionales que auspician el congreso. Además de la primera línea de las autoridades locales encabezadas por el intendente Miguel Lifschitz y del Ente de Transporte de Rosario.

La opción de combinar los sistemas

El especialista senior del Banco Mundial, Arturo Ardila, fue uno de los encargados de cerrar la primera jornada de la conferencia con su enfoque sobre sostenibilidad financiera del transporte público. “Es un rompecabezas, porque hay muchos actores”, consideró. Y dijo que por los altos costos entran en juego los gobiernos nacionales, tal como ocurre en México, Colombia, Alemania y Estados Unidos, financiando “los costos de capital y hasta operativos”.
  “Hay maneras creativas de armar paquetes de financiación para lograr transporte sustentables y muy interesantes”, explicó Ardila. Y dijo que al respeto hay que tener en cuenta las redes jerárquicas que combinen opciones desde las llamadas “pesadas a las livianas, por ejemplo subterráneos, trenes ligeros o tranvías y autobuses, que deberán estar integrados en lo tarifario para que el usuario se pueda transferir entre ellos de manera sencilla”, describió.

El derecho de los ciclistas

Entre las actividades de la conferencia, el consultor del Clean Air Institute, Carlos Felipe Pardo (Colombia), expondrá hoy sobre medios no motorizados bajo el título Resultados de los programas para mejorar las condiciones de los ciclistas y peatones en América latina”. En su opinión, la ciudad de Bogotá con sus 357 kilómetros de ciclovías es un ejemplo que se cita con mayor frecuencia.
  Según Pardo, esta infraestructura se complementa con otros sistemas de transporte masivos y espacios públicos . “Es una red que va por toda la ciudad”, comentó y dijo que al respecto no debe incidir la opinión de los automovilistas, quienes ya ocupan “demasiado espacio, además de contaminar y no caer en la cuenta que si bien ellos pagan impuestos, también lo hace el resto de la ciudad, que tiene derecho a otras opciones para movilizase”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario