La ciudad

Prometen que ahora funcionarán los hornos para cremaciones

La Municipalidad decidió hacer una reparación integral. Durante 2017 sufrieron numerosos inconvenientes y suspensiones

Viernes 19 de Enero de 2018

Después de un 2017 con numerosos inconvenientes y parates por roturas, el gobierno municipal decidió realizar la reparación integral y la concesión del mantenimiento de los dos hornos de cremación de cuerpos del cementerio La Piedad. Ambos volverán a estar en funcionamiento a pleno en marzo y, a mediados de 2018, se podría definir ampliar la capacidad instalada. Así lo confirmó ayer el subsecretario de Espacio Público de la Municipalidad, Juan José Di Pollina. Mientras tanto, la demanda por el servicio crece año tras año.

Los registros oficiales de la última década exponen ese fuerte aumento de personas que deciden por esta opción: los pedidos para incinerar el cuerpo después de la muerte crecieron un 500 por ciento. En la actualidad, alrededor del 20 por ciento de las cerca de 10 mil personas que fallecen al año en Rosario son cremadas, por decisión propia o deseo de sus deudos.

El municipio compró dos años atrás nuevos hornos para hacer frente al incremento de solicitudes de cremaciones. Se capacitó al personal para el manejo de los equipos, pero durante el año pasado,entre cinco y seis meses, los hornos estuvieron alternativamente fuera de servicio por diferentes problemas. Esto provocó que las listas de espera para la cremación de personas se fuera extendiendo en el tiempo y llegara a superar las dos semanas de demora para la incineración de un cuerpo.

Por eso, además de la refacción total de los dos hornos, en la licitación de la que esta semana se abrieron los sobres con las ofertas, se incluyó también el mantenimiento de los equipos por un año, con la provisión de los repuestos consumibles.

Di Pollina explicó que el presupuesto oficial de 790 mil pesos prevé la realización de un service completo en los sistemas de combustión de quemados de alto rendimiento, el desarme, armado y reconstrucción de la viga transversal, la reconstrucción de la pared guía y del marco refractario del frente. Además, agregó, se colocarán cuatro sensores de temperatura, además del desarme y armado de los rodamientos y la calibración de puerta del horno.

No obstante, la cantidad de cremaciones durante el año pasado en los hornos públicos apenas descendieron un 8 por ciento en comparación con 2016. Durante el año pasado, se cremaron alrededor de 2.300 cuerpos cuando en 2016 se registraron unas 2.500 actuaciones de ese tipo. El resto de la demanda fue absorbido por hornos ubicados en otros cementerios, pero privados. Muchos familiares lo prefirieron frente a la espera para cerrar un momento doloroso. En su mayoría, fueron trasladados a Baigorria y San Nicolás.

La demora en las cremaciones, con la reparación de los hornos, volverá a ser de 24 a 48 horas para aquellas denominadas "optativas", es decir las de aquellas personas que decidieron en vida realizarlas. "Para los traslados, la demora es aproximadamente de 15 días, situación que se regularizará en el corto plazo con estas reparaciones", agregó Di Pollina.

La cremación desde comienzos de 2018 pasó a costar 3.700 pesos, casi el doble de lo que valía hasta diciembre (1.855 pesos). El valor obedece a una actualización de la ordenanza general impositiva que aprobó el Concejo en su última sesión del año pasado. En el sector privado, las cremaciones rondan los 12.000 pesos.

En tanto, los derechos de inhumación y exhumación en el cementerio El Salvador pasaron a costar 600 pesos. El año pasado eran de 500 pesos. En el cementerio La Piedad, se elevaron de 320 a 385 pesos.

En paralelo a la licitación para la reparación de los hornos se abrieron los sobres para el retiro de ornamentos metálicos, una actividad usual para la Dirección de Defunciones y Cementerios (ver aparte).

horno. Los aparatos venían registrando fallas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario