La ciudad

Profesionales locales aprenden litigación oral con actores

Profesionales locales de la abogacía realizan cursos para adquirir novedosas técnicas de desempeño en juicios orales. El curso incluyó prácticas simuladas, grupos de trabajo y reuniones.

Domingo 08 de Noviembre de 2015

 “No queda otra que subirse a este tren”. Con esta frase, Malena Corvalán, la coordinadora del curso intensivo de técnicas de litigación oral que finalizó ayer en la Facultad de Derecho de la UCA, se refirió a los requerimientos de conocimientos y entrenamientos que impone el nuevo sistema penal, acordes al modelo acusatorio y de juicios por jurado. En este marco de actualización, los abogados rosarinos buscan incorporar herramientas para participar con suficiencia en audiencias de debate. El curso incluyó prácticas simuladas (de casos hipotéticos), grupos de trabajo (simulaciones y role play) y reuniones plenarias. Contó además con reconocidos disertantes del exterior (Chile y Estados Unidos) y, como rasgo atractivo, las puestas en escena se llevaron a cabo con la colaboración de actores, pertenecientes a un grupo de teatro de la misma entidad educativa.

“La posibilidad de usar actores la aprendí cuando fui a estudiar a Estados Unidos. De esa manera, los profesionales se desligan de representar el personaje del testigo, y sólo tienen que imaginarse que están en un juicio oral. Buscamos que sea lo más parecido a la realidad”, contó Corvalán, entusiasmada con la avidez de los profesionales locales con esta modalidad.

“Todo el curso fue con actores. En cada práctica de interrogatorio, los actores, que son también de la facultad, se dedicaron a exponer un discurso que tenía que ver con los casos que trabajamos. Eso permitió que puedan imaginar con más certezas las distintas situaciones que se pueden dar en un juicio oral real”, explicó la coordinadora.

“Las expectativas que teníamos fueron superadas, porque todos de alguna manera descubrieron la manera en que se deben manejar, si les toca un juicio oral”, destacó Corvalán, una de las responsables del curso junto a Daniel Cuenca.

Comentó además que la idea de traer figuras internacionales para capacitar profesionales locales sobre litigación oral surgió hace cinco años. “En 2010 decidí irme a estudiar a Estados Unidos con el convencimiento de que para enseñar sobre juicios orales, la persona que enseña tiene que haber experimentado un juicio oral. Y además debe saber enseñar sobre juicio oral. Dos cosas que en la Argentina había poco y nada”, confió.

“Lo poco que había en ese momento era algún libro de Chile. Ahí me di cuenta de que aprender sobre técnicas de litigación requiere de entrenamiento, y comencé a tener contacto con profesores de afuera. Así empecé a traer gente a Rosario y a formarme con ellos”, amplió.

"Me pareció que teníamos que ser humildes y aprender de los que realmente saben de este tema", se encargó de resaltar, sin demasiados rodeos.

Detrás de esa intención, admitió que en relación al juicio oral existían previamente algunos temores. "Siempre hay un gran miedo a los cambios, porque estos profesionales aprendieron de otra manera. Pero ahora están los juicios orales y tienen que tener herramientas para afrontarlos. Esto les otorga mayor tranquilidad, no asegura ganar todos los juicios, ni lleva al éxito de forma inmediata, simplemente otorga una variedad de recursos para saber manejarse en un juicio oral. Después del curso noté que le perdieron el miedo al cambio, y esa era la idea original", confesó.

Corvalán se animó a poner la lupa del análisis sobre los abogados rosarinos y su predisposición para prepararse para litigar oralmente.

"Los vi realmente muy comprometidos, sorprendidos por lo que fueron descubriendo en cada jornada del curso, y la atención no aflojó en ningún momento. Eso no es muy común. Sin dudas, ese interés marcó el éxito del curso", subrayó.

"Creo que entendieron que no queda otra que subirse a este tren. Hubo gente que vino porque ya tenían un juicio oral y querían prepararse lo mejor posible para enfrentar esa situación, y otros vinieron a sacarse dudas. Creo que el gran tema en cualquier cambio es la capacitación de los operadores. Y muchas veces nos encontramos con que los propios jueces, o la otra parte, no entienden las reglas que determinan este juego. Se trata de que todos nos capacitemos para que entendamos este lenguaje", advirtió la coordinadora.

"Este es el mejor tren. Porque es del acusatorio, lo que implica un sistema de acuerdo a nuestra Constitución Nacional. Ojalá algún día tengamos juicios por jurados, que creo que es la última cuenta pendiente que tenemos. Pero lo que nos enseñaron estos disertantes internacionales se aplica perfectamente", remarcó.

Vale recordar que expusieron en este curso Jonathan Ramírez Orellana (abogado, Chile); Claudio Gálvez Giordano (abogado, Universidad de Chile); Rachel Ann Carey (abogada, San Diego, California, EEUU); y Carmen Aguirre (Facultad de Derecho de San Francisco, EEUU).

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS