La ciudad

Procesaron a cuatro personas tras el escándalo del portal supergatitas.com

Sexo en la web. Entre ellos está el hijo del ex coordinador de Gabinete municipal de Mónica Fein. David Trigueros era dueño de la página de servicios sexuales.

Jueves 17 de Marzo de 2016

La resonante investigación judicial por trata de personas y explotación sexual en Rosario conocida como el caso “supegatitas.com” —por el sitio web que promocionaba el servicio— y que en 2014 derivó en allanamientos a prostíbulos y hasta un tiroteo en Funes, tuvo ayer un avance sustancial con el procesamiento de tres personas a quienes se les imputó ser coautoras de promoción y facilitamiento de la prostitución. Un cuarto integrante de la red fue acusado como partícipe de la “organización comercial”, como lo calificó la Justicia. La penalidad para esos delitos va de 4 a 6 años de prisión efectiva.
  Los tres procesados como probables autores de regentear una organización destinada a lucrar con la promoción de servicios sexuales de mujeres mayores de edad, son Luis Ernesto Mantovani (regente de la red), Edith Liliana Guzmán (señalada como madama) y David Hernán Trigueros, dueño de la web que ofrecía servicios sexuales, hijo Néstor Trigueros quien fuera coordinador de Gabinete de la intendenta Mónica Fein.
  Ese parentesco desató una áspera polémica en el seno del Palacio de los Leones y en el ámbito político de la ciudad, que finalmente derivó en la renuncia de Trigueros como colaborador de Fein, aunque no tenía vinculación con los hechos.
  El sitio de internet en cuestión  ofertaba servicios sexuales, prostíbulos y departamentos.
  A partir de un alerta del Ministerio Seguridad de la Nación que trabaja en programas de rescate y acompañamiento de personas damnificadas por el delito de trata, a mediados de 2014 la Unidad Fiscal de Imputados no Individualizados, a cargo de Marcelo Vienna, inició una sigilosa pesquisa sobre los denominados privados de la ciudad.
  En septiembre de ese año se realizaron varios allanamientos. Dos de los domicilios apuntados estaban ubicados en San Juan 1450 y en Presidente Roca al 1200. Con colaboración de la Dirección Provincial de Prevención de Trata, Vienna pudo determinar que en esos lugares se ejercía la prostitución.
  Así, la investigación comenzó a indagar con intervenciones telefónicas, rastreos de datos y entrecruzamiento de documentación oficial acerca de las actividades de los responsables de esos lugares y a monitorear la oferta sexual en Rosario.
  Uno de los múltiples allanamientos derivó en una vivienda de Funes, ubicada sobre Catamarca 1628, espacio que se promociona también para encuentros. Luego de repeler una agresión con arma de fuego del dueño de casa, los agentes de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) detuvieron a Mantovani, sindicado como jefe de la red de prostitución.
  Durante otros procedimientos en domicilios particulares, cayeron detenidos Trigueros, Guzmán y David Jesús Centeno (recaudador). Además se apresó a tres personas que trabajaban como custodios de las casas de citas.

La pesquisa. Después de más de un año y medio de investigación, la jueza de Instrucción Delia Paleari finalmente procesó a cuatro personas como integrantes de una aceitada organización comercial con fines de lucrar a partir de la promoción de servicios sexuales.
  Indicó que la relación entre los imputados quedó demostrada por el entrecruzamiento de datos de organismos oficiales, donde se estableció que Mantovani era garante y pagador de del alquiler de la casa de calle San Juan, que las líneas de teléfono estaban a nombre de Guzmán, muchas de las cuales aparecían publicadas como contacto en supergatitas.com.
  Otros elementos objetivos confirmaron el vínculo personal y comercial. La magistrada recordó que, al momento de la requisa en la vivienda de Mantovani, se secuestró gran cantidad de fotos de mujeres que ejercían la prostitución y eran promocionadas en los sitios supergatitas y foroescort.com. Además, en ese domicilio se encontraron documentos y un poder especial a nombre de Guzmán. También, contratos de servicio entre Centeno y Guzmán, y también papeles a nombre de Trigueros.
  “Ha sido probado que Trigueros es el dueño de supergatitas.com, donde se publica la oferta sexual, tiene una línea de teléfono a nombre de Guzmán y está autorizado, junto a Mantovani, a manejar una camioneta Kia Sportage, propiedad de la sindicada madama. Esto prueba la relación Mantovani-Trigueros-Guzmán”, graficó Paleari.

Otros sitios. Sobre Trigueros, la jueza reforzó que era titular de otros sitios web con igual contenido (sexual), como soyrosarina.com, cabañasenfunes.com.ar y superleonas.com.ar. Y, aunque en principio negó conocerse con Mantovani, la transcripción de las escuchas y comunicaciones a través de un radio Nextel demostraron lo contrario.
  El procesamiento indicó:  “Queda claro que Trigueros es titular y administra los sitios web, por las constancias de las fechas y sus renovaciones (permisos)”. En ese sentido, la jueza valoró la declaración de dos trabajadoras sexuales, quienes dijeron conocerlo y que le abonaban dinero mensual en efectivo por la publicidad en supergatitas.
  En la pesquisa, se determinó el movimiento de dinero en las casas de cita, ya que se pudo establecer que todas las mañanas un Chevrolet Aveo con una persona de confianza pasaba a buscar parte de la recaudación y la llevaba a la vivienda de Mantovani en Funes.
  De transcripciones y escuchas telefónicas que salían de los prostíbulos de calle San Juan y de Presidente Roca, “se deduce que Luis sería el jefe y David tiene el control del dinero. Es un indicio más de la participación de Mantovani y Trigueros en el negocio de la prostitución de otros”, expresó la magistrada.
  
Contribución. Según ese diagrama de roles, “cada uno ha contribuido a la explotación económica de la prostitución de mujeres mayores de edad o a su facilitamiento, en una división de tareas, organizando y dirigiendo la oferta sexual con fines de lucro”, detalló.
  Con esas evidencias, interpretó que hay elementos de sospecha suficientes para procesar a Guzmán, Mantovani y Trigueros como probables coautores del delito de promoción, facilitamiento de la prostitución y explotación económica. Además, a Centeno le endilgó ser partícipe del negocio, aunque con un rol secundario.
  Los delitos de los que se los acusó tienen penas que van de los 4 a 6 años de prisión de cumplimiento efectivo, según el artículo 125 bis del Código Penal.
     En el escrito se dejó constancia del dictado de falta de mérito a tres patovicas que custodiaban las casas de citas.

Claves de la investigación

►“Un tal Luis”

La investigación judicial logró éxito y se encaminó, además, por los datos volcados por los usuarios
en los www.supergatitas.com
y www.foroescort.com.ar. Entre otros comentarios, publicaban tarifas que habían pagado en calle San Juan, que frente a una sucursal del supermercado Coto existía otra casa de citas, y hasta el nombre del dueño: “un tal Luis”.

►Se reprime al que lucra

La jueza Delia Paleari valoró respecto al caso que la ley “reprime al sostenedor, organizador, regente, al que lucra. Es decir, a la persona que genera un peligro concreto para la libertad e integridad sexual de quienes ejercen la prostitución y a la vulnerabilidad en que se encuentran”.

►Forma de explotación

“La conducta punible queda perfeccionada aunque mediare el consentimiento de la víctima, ya que se entiende que nadie puede consentir su propia explotación”, dijo la jueza. Y habló de cambio de paradigma, ya que la normativa toma a la promoción de la prostitución como forma de explotación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario