La ciudad

Procesada por incitar a la violencia en un partido de fútbol infantil

Es una mamá que en 2011 golpeó a un niño rival de su hijo. Un técnico ya había sido imputado por herir de un disparo a un padre.

Martes 18 de Junio de 2013

La madre de un jugador de baby fútbol fue procesada por "incitar a la violencia colectiva" tras golpear a un niño rival de su hijo en un hecho que desencadenó una batalla campal durante un partido disputado en noviembre de 2011 en un club de barrio, ubicado en Moreno al 4900. Por el mismo hecho, hace dos meses fue imputado y quedó al borde de un juicio el técnico de uno de los equipos, que hirió de gravedad a un padre con disparos de arma de fuego.

Los adultos no siempre pueden comprender la naturaleza de un juego y lo desvirtúan hasta límites insospechados. Es el caso de una mujer de 38 años que, tras el partido de fútbol que disputó su hijo, no controló su ira y directamente fue a golpear a un niño rival, actitud que se replicó en otros padres y derivó en un batahola sin precedentes.

El hecho ocurrió el 23 de noviembre de 2011, casi a la medianoche. Ese día, los equipos de la categoría 1999 de la agrupación Santa Teresita sur y de Deportivo Rosario disputaron la final de la liga Ardyti en la vecinal Dorrego (Moreno 4925). El encuentro terminó 1 a 1 y se definió por penales, resultando ganador el primero.

De inmediato. se desataron los incidentes. Según los testimonios acumulados en el expediente judicial, habría sido Lorena P. la que originó la reacción del resto de los presentes al pegarle una cachetada al arquero del equipo campeón, al que directamente fue a buscar dentro de un auto donde se había refugiado.

En medio de las agresiones, también ocurrió una situación gravísima cuando el técnico de Santa Teresita, Carlos C., de 35 años y padre de uno de los jugadores, empuñó un arma e hirió con un disparo al tío de un chico de Deportivo Rosario, Daniel Adler, de 41 años. Por ese hecho, el hombre fue procesado en abril pasado por el delito de lesiones gravísimas.

Pero a la causa judicial en manos del juez de Instrucción Nº 9, Javier Beltramone, le faltaba establecer si la conducta de la mujer había sido la que inició la trifulca. Y, finalmente, llegó a esa conclusión tras reunir varios testimonios irrefutables de personas que estuvieron en el lugar y observaron la secuencia.

Según se comprobó en la investigación, la mujer se acercó junto a su hijo (jugador de Deportivo Rosario) y encabezó el grupo agresor con otros simpatizantes del equipo. Cuando el partido ya había finalizado, retiró de un vehículo a un niño del otro club y le pegó una cachetada, lo cual generó un inmediata reacción y la sucesión de enfrentamientos y hechos de extrema violencia.

Varios testigos directos de los incidentes no dudaron en señalar a Lorena P. como al instigadora. "La identifico bien porque ella empezó todo. Siempre en los partidos tiene actitudes violentas. Abrió la puerta del auto y le pegó al arquerito y le decía «esto va por mi hijo». Era una cosa de golpes y patadas tremendas", recordó un padre.

Así, el juez determinó que se reunieron elementos de convicción suficientes como para comprender que la mujer es autora penalmente responsable del delito de "incitación a la violencia colectiva (penado por la ley del deporte)", dictó el procesamiento en su contra y le trabó un embargo por 2.000 pesos.

Además, le impuso ciertas restricciones: no concurrir a ningún evento deportivo ni frecuentar sus inmediaciones en un radio de cinco cuadras, hasta una hora antes de comenzado y una hora después de finalizado.

Para ello, deberá presentarse en la comisaría de su domicilio y permanecer allí mientras dure el espectáculo deportivo, puntualmente cuando se enfrenten Santa Teresita y Deportivo Rosario, sea cual fuere el deporte y la categoría del encuentro.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario