La ciudad

Prisión domiciliaria a joven que le dio pastillas y alcohol a su hija

Fue detenida en septiembre del año pasado en una plaza, cuando vecinos alertaron que estaba intoxicando a su nena, de 1 año y 3 meses.

Miércoles 06 de Junio de 2018

El drama social detrás del caso de una joven de 19 años acusada de suministrarle a su hija de un año y tres meses clonazepam y vino espumante en una plaza —el mismo día en que su familia la echó de su casa y quedó sin hogar— volvió a aflorar ayer en una audiencia donde le otorgaron la prisión domiciliaria con pulsera electrónica. La medida fue solicitada a ocho meses del hecho por el defensor público de Georgina O. El abogado ahora gestionará un pedido para que la chica pueda revincularse con su hija en el juzgado de familia que interviene en paralelo a la causa penal.

La audiencia se realizó ayer a la mañana a pedido del defensor Darío Pangrazi. El planteo fue respaldado por el fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra, quien aludió al difícil contexto económico y familiar que atravesaba Georgina O. al momento del hecho.

Los profesionales citaron el informe de una junta especial en salud mental según el cual la chica no habría sido capaz de comprender sus actos cuando vecinos de la plaza Eloy Palacios, una de las cuatro plazas de Provincias Unidas y Mendoza, la escucharon gritar que le había dado pastillas a la nena y llamaron a la policía.

Luego de un breve intervalo para estudiar un caso con aristas que exceden la cuestión penal, la jueza Melania Carrara le otorgó la prisión domiciliaria a Georgina con pulsera domiciliaria y la asistencia de un acompañante terapéutico. La jueza solicitó a la junta de salud mental que envíe informes periódicos de su trabajo. Como la joven acusada no tiene domicilio propio vivirá en la casa de una amiga, presente en la audiencia, quien declaró estar dispuesta a recibirla. En ese domicilio se realizó previamente un informe ambiental con resultados favorables.

La nena, hoy de 2 años y un mes, vive al cuidado de una tía abuela de Georgina. En el caso intervienen la Dirección de Niñez, la Defensoría Civil Nº 4, la Subsecretaría de Género y el juzgado Colegiado de Familia Nº 3. Tal como lo había pedido el fiscal, la jueza dispuso que esas instituciones sean notificadas de ésta y de futuras audiencias para abordar el caso en forma conjunta.

Al resolver, la jueza remarcó que se deben tener en cuenta los derechos de la niña y los de Georgina en materia penal, pero también los de la madre a revincularse con su hija. Así, todos los organismos que intervienen en el caso fueron citados para la próxima audiencia, que se realizará el 29 de junio en el Centro de Justicia Penal. El defensor Pangrazi adelantó que planea pedir el sobreseimiento de la joven, teniendo en cuenta que el resultado de la junta médica "deja entrever una imposibilidad de dirigir sus actos en el momento del hecho".

Nueve meses en prisión

Georgina O. tiene 20 años y está detenida desde el sábado 9 de septiembre. Ese día, unos vecinos llamaron a la policía al advertir que la niña había ingerido pastillas y alcohol en la plaza. La nena fue trasladada al Hospital Vilela, donde le realizaron un lavaje de estómago y quedó fuera de peligro. Tres días después, en la audiencia imputativa, Georgina lloró y relató su historia de desprotección. Dijo que esa mañana su familia la había echado de su casa, compró las pastillas y el vino y se fue a la plaza a tomarlos. "Me quería perjudicar yo, no a ella", sostuvo mientras negaba haber administrado las drogas a la nena.

"Ese día me habían echado de mi casa con la nena, me había peleado con toda mi familia, me enteré que mi hermano está enfermo. Compre pastillas, me compré un vino y a la nena masitas y un jugo y me la llevé. Iba caminando, me tome una pastilla, el vino y de ahí quedé perdida. No tenía nada en el estómago, estaba mal. No sé si la nena agarró una pastilla y la tomó. No me acuerdo de nada de lo que pasó en la plaza, solamente cuando me llevó la policía. Me puse mal porque no sabía dónde iba a pasar la noche", dijo al ser imputada de tentativa de homicidio doloso agravado por el vínculo.

En la audiencia de ayer se relataron situaciones de violencia y abuso familiar sufridos por Georgina. "Vivía en el desamparo", dijo el fiscal al adherir al pedido de prisión domiciliaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario