La ciudad

"Previo a las multas hay que concientizar a los conductores"

Butacas infantiles. El experto en seguridad vial, Osvaldo Aymo, defendió el uso obligatorio de sillitas en el asiento trasero de los autos, pero reclamó una campaña.

Lunes 04 de Enero de 2016

El integrante del Comité Consultivo de la Agencia Nacional de Seguridad, Vial Osvaldo Aymo, salió a cuestionar la falta de una campaña de concientización previa a las multas para quienes lleven a sus niños menores a diez años sin sillas de retención infantil, tal como se reglamentó a fin del año pasado. El médico se preguntó: "¿Qué va a pasar con taxis y remises. En ellos los niños no están en peligro?", para luego deslizar sus sospechas de un afán recaudatorio detrás de la norma: "No quiero que con este tema se haga un negocio".

Aymo se autodefinió como un férreo defensor del Sistema de Retención Infantil (SRI) que reduce en un 40 por ciento las lesiones mortales y un 70 por ciento la posibilidad de sufrir heridas graves.

Sin embargo, tal como la aprobó el Concejo Municipal en noviembre y promulgó el Ejecutivo le la ordenanza 9.458 le despertó muchos interrogantes. "¿Qué cantidad de campañas de sensibilización se hicieron para la toma de conciencia de la necesidad del uso de estos dispositivos?", se interrogó Aymo para acotar: "Hablo de campañas serias, bien estructuradas, sostenidas y controladas en su efectividad".

El experto en seguridad vial también recordó que la ordenanza impulsada por el concejal radical Sebastián Chale y su correligionaria María Eugenia Schmuck en el Palacio Vasallo "nada dice que los menores de 2 años tienen que ir mirando en el sentido contrario al sentido de circulación del auto".

Dónde controlar. En relación a su puesta en marcha en 2016 con carácter sancionatorio, Aymo insistió con sus dudas en torno al cumplimiento integral en la ciudad: "¿Dónde van a estar los controles? ¿Sólo en el radio céntrico o en toda la ciudad?".

Las sillitas exigidas en el asiento trasero sugirió el pediatra deberían colocarse en la parte central del asiento trasero para la conducción urbana, ya que está más lejos de los choques laterales.

Esto implica que los inspectores ya cuentan con la herramienta sancionada para exigirla en la vía pública. Las multas aprobadas por el Concejo van de 100 a 200 unidades fijas, lo que equivale a valores actuales del precio de la nafta súper a multas entre los 1.450 y los 2.900 pesos.

Entre argumentos técnicos, accidentológicos Chale también recordó que la última modificación a la ley nacional de tránsito establece la obligatoriedad de estos dispositivos e invita a los municipios a adherir a al norma.

"Estamos poniendo el carro delante del caballo. Empezamos con las multas pero no hubo concientización. Más que un espíritu punitivo lo que debería existir es prevención y difusión de las consecuencias que implica trasladar niños sin el SRI", cuestionó Aymo para sembrar sus dudas en relación a las inspecciones que se puedan realizar a vehículos de mucha antigüedad con dueños de escasos recursos.

Según la ordenanza, los menores de hasta diez años cuya altura sea inferior a un metro con cincuenta centímetros deben viajar en el asiento trasero y utilizar un SRI correspondiente a su peso yo altura debidamente homologado que cumpla los requisitos establecidos normas de calidad Iram e internacionales.

"Ahora obligamos ya a comprar sillas cuando parecería que se abre la importación, cuando no se sabe si se consiguen. Además, una silla de China es un desastre a diferencia de las europeas, brasileras, neocelandesas o canadienses. Por eso, exijo en lo inmediato una dispositivo cuando no se sabe si existe la cantidad suficiente en el mercado", insistió Aymo, quien se preguntó: "Lo que se recaude por estas multas, ¿dónde va a parar? ¿Habrá un fondo específico que financie la toma de conciencia y la educación vial?".

Aptas. Chale había defendido la aplicabilidad de la norma a nivel local. "En relación al valor y el costo de mantenimiento de un auto, adquirir una silla en la que llevas seguro a tu hijo, tu nieto, tu sobrino, tiene un costo ínfimo", había indicado días atrás a este diario al afirmar que el "90 por ciento de las butacas que hay en el mercado están homologadas y son aptas para usar", señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario