La ciudad

Preocupan los robos de las bicicletas atadas en la calle

Desde Rosario en Bici piden que la Municipalidad sume estacionamientos con bicicleteros e instó a los usuarios a evitar cadenas o lingas que los ladrones "cortan como manteca".

Domingo 20 de Septiembre de 2015

La inseguridad que afecta distintos ámbitos de la ciudad también se convirtió en un serio problema para los ciclistas, quienes ven al tema con preocupación. Si bien son conscientes de que la problemática “atraviesa a todos y no a un sector en particular”, pusieron el énfasis en la necesidad de dejar estos rodados en lugares seguros y atados de manera confiable. Los impulsores de este medio quieren impedir que los robos terminen por afectar su uso. Entre ellos, el integrante del proyecto Rosario en Bici, Gonzalo González Mora, pidió que la Municipalidad sume estacionamientos con bicicleteros e instó a los usuarios a evitar cadenas o lingas que los ladrones “cortan como manteca”.

Los referentes consultados por La Capital insistieron en que la falta de seguridad “no se convierta en un factor que lleve a evitar el uso de la bicicleta”. En este sentido, Melisa Rey expresó que las situaciones de peligro se “presentan en todos los planos” y no son privativas de esta actividad.

“Para ser sinceros, los robos afectan a los usuarios de diferentes medios de transporte y obviamente a quienes van caminando o a las personas que intentan dejar el auto en la cochera”, abundó Rey antes de poner de manifiesto que “otra cuestión es el robo de las bicis cuando están solas, atadas en algún lugar de la vía pública”. La joven propuso a los usuarios que utilicen buenas cadenas con candados que no sean endebles.

A su turno, González Mora destacó que la gente suele usar “lingas o cadenas Piton que los delincuentes cortan como manteca”, por lo que llamó a tener “más conciencia de esto” y recomendó “trabas tipo U y cadenas de acero cementado de más de 10 milímetros”, que son “más difíciles de cortar”.

Este tipo de sustracciones, cometidas en general en pocos segundos y con una habilidad sorprendente, se dan cuando las bicicletas quedan en la calle a la vista de todos. Por eso, los fanáticos de este tipo de transporte pidieron al Ejecutivo municipal “más espacios para los ciclistas en los estacionamientos”. Así, lanzó: “Hoy en día, de las 40 playas que hay en el centro, sólo 10 tienen bicicleteros”.

La ordenanza vigente contempla únicamente a los estacionamientos con lugar para más de 30 autos y no techados. “Por eso, nos gustaría extenderla a los lugares cerrados e incluso a los edificios”.

Incorporar mejores medidas de seguridad a la hora de liberar las bicicletas en las calles es más caro. “Las trabas en U cuestan alrededor de 500 pesos, mientras que las lingas comunes llegan a 250 como máximo; para colmo, la gente piensa que son buenas”, remarcó.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS