La ciudad

Por semana, entra al Vilela un niño lesionado por accidente de moto

En la primera mitad de 2018 ingresaron a la guardia 34 menores por siniestros mientras iban de acompañantes a bordo de estos rodados. La ley prohíbe llevar chicos menores de 10 años en ciclomotores.

Domingo 10 de Febrero de 2019

El último 24 de enero Jean Lucas, de 7 años, iba con su madre y una mujer de 19 años a bordo de una moto de 150 centímetros cúbicos por avenida Circunvalación, a la altura de 27 de Febrero. Era de noche y circulaban tras un camión. Por causas que se desconocen, la conductora perdió el control del rodado y embistió al vehículo de mayor porte. Los tres cayeron. Ninguno llevaba casco. El niño y la joven fallecieron en el acto.

29 de octubre. Avenida Génova y Chaco. Tarde. Cuatro ocupantes, dos adultos y dos niñas, circulaban sobre una moto e chocaron de frente contra un auto en el cruce de calles. Las menores, de 4 y 6 años, debieron ser hospitalizadas tras sufrir fuertes golpes. Una de ellas sufrió la fractura de un fémur. Sólo una de las dos llevaba casco. Los mayores y su hermana, nada.

El hecho más reciente ocurrió en Villa Gobernador Gálvez. El 6 de febrero, un nene de cinco años murió cuando la moto en la que era transportado impactó contra una bicicleta y cayó golpeando la cabeza contra el pavimento. El chiquito era compañero de fútbol del hijo del hombre que manejaba el vehículo

Estos episodios ponen de manifiesto una vez más la imprudencia de muchos adultos al momento de conducir motos con menores como acompañantes. Es una postal común ver motocicletas con tres, cuatro y hasta cinco personas, varias de ellas niños y hasta bebés de pocos meses, lo que representa un riesgo enorme e incomprensible, que pone en juego la vida de todos los ocupantes del vehículo, pero en especial de los más chicos al atravesar las calles de la ciudad.

>> Leer más: "No deben transportar a más de una persona además del chofer"


Según datos del Hospital de Niños Victor J. Vilela, y la Dirección de Estadística de la Secretaría de Salud Pública municipal, durante el primer semestre de 2018 (último dato procesado disponible) ingresaron a la guardia 34 menores de 15 años con lesiones producidas en un accidente protagonizado por un ciclomotor. El promedio es de poco más de un niño por semana, o uno cada seis días, aproximadamente.

Durante el mismo lapso, se produjeron 3.046 accidentes que involucraron motos y terminaron con lesionados o fallecidos en toda la ciudad. El porcentaje de la participación de menores en el total es de 1 cada 100 siniestros. De los 34 chicos, 31 recibieron atención ambulatoria para las heridas y se fueron a sus hogares, y los otros 3 precisaron internación.

"Si bien la cifra no es muy alta, un siniestro vial que involucre a un niño ya es grave, no tendría que haber sucedido ninguno", opinó el director de Tránsito de la Municipalidad, Gustavo Adda, quien aclaró además que en Rosario una ordenanza prohíbe llevar niños menores de 10 años en motovehículos (ver aparte). Del total de hospitalizados, 23 niños se encontraban por debajo de ese límite, y en 7 de esos casos incluso se trató de bebés de un año o menos.

Responsabilidad

Según el funcionario, en el fenómeno juega la responsabilidad de los padres o tutores de los menores. "Si los mayores no cuidan a sus hijos y tiene que salir el Estado a cumplir esta tarea, eso habla muy mal de nosotros como sociedad", opinó. Durante 2018, la repartición labró 1.200 actas de infracciones relacionadas con menores, incluyendo niños que no superan los 10 años en motos o asientos delanteros de autos, que tampoco está permitido en la ciudad.

De los 34 ingresos de menores con lesiones al Vilela, 7 se produjeron en enero, 10 en febrero, 8 en marzo, 4 en abril, 2 en mayo y 3 en junio. Adda afirma que esto tiene relación con las temperaturas de cada época del año. "Cuando hace calor se ven más menores como acompañantes. En verano es mayor la utilización de motos y se ve más esta práctica irresponsable que en invierno, cuando las condiciones climáticas son adversas", agregó.

"Habla muy mal de nosotros que los mayores no cuiden a sus hijos y el Estado tenga que cumplir esa tarea"

Para Adda, "el principal responsable de que no vaya un niño sobre una moto son los padres, después si el Estado detecta la situación toma las acciones que el rigor de la ley manda, como el secuestro del vehículo y labrado del acta". La retención preventiva del ciclomotor, detalló, "se da en el 99 por ciento de los casos para preservar la integridad física del menor".

En ese sentido, el director de Tránsito analizó que la reiteración de estos comportamientos, se produce "porque el adulto no tiene la noción del riesgo que implica ir en moto con acompañante, a veces sin casco, y transportando a uno o dos niños que van expuestos". Arriesgó también que obedece al hecho de que "quien conduce se cree una persona experimentada, pero más allá de la capacidad que tenga cada uno también hay otros en el espacio público, que te pueden encerrar o frenar de golpe adelante".

La recomendación del funcionario es, en este marco, "que toda la sociedad vele por la seguridad de los chicos" a través de la intervención al registrarse ese tipo de situaciones. "Si los padres no lo hacen, el vecino, el Estado o cualquier actor que se encuentre en el espacio público debe reclamarles que no expongan al menor a estas circunstancias. No nos tiene que dar lo mismo, hay que hablar sin pelearnos y sin conducir a la violencia, construyendo un espacio más seguro para todos a través del diálogo", concluyó Adda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});