FUGA DE GAS

Por segunda vez en 15 días, obreros perforaron un caño de la red de gas

Fue en Balcarce y Rivadavia y el escape obligó a evacuar nueve edificios de la zona. Hace 11 años, enfrente había pasado lo mismo.

Jueves 14 de Febrero de 2019

Por segunda vez en 15 días, una máquina que realizaba trabajos en una obra en construcción dañó un caño de gas y puso en alerta a los vecinos, que tuvieron que evacuar los edificios linderos. Esta vez fue en Balcarce y Rivadavia, la anterior en 3 de Febrero al 400.La perforación de un conducto de tres pulgadas —unos ocho milímetros— cubrió ayer la zona de olor a gas y de un fuerte zumbido en apenas segundos. Allí mismo, 11 años atrás, cuando se levantaba el edificio ubicado exactamente enfrente, los vecinos vivieron idéntica experiencia.

Así, quienes tienen más de una década residiendo en el lugar, ayer fueron evacuados nuevamente de sus departamentos por prevención en un operativo del que participaron dos dotaciones de bomberos y efectivos policiales, agentes de Tránsito, Guardia Urbana y Defensa Civil, y empleados de la distribuidora Litoral Gas.

Controlada la situación, lo que llevó por lo menos dos horas, comenzaron las excavaciones de los tres pozos necesarios para aislar el sector de la red que fue averiado, ya que no hay válvulas de cierre.

gas2.jpg
Operarios trabajaron en la zona para neutralizar la fuga.
Operarios trabajaron en la zona para neutralizar la fuga.

La obra se está realizando en el terreno donde funcionó la tradicional parrilla La Pérgola, en la esquina suroeste de Balcarce y Rivadavia, en plena costa central. Los trabajadores perforaban el suelo para armar los pilotes de cimiento cuando sobre las 10.30 dañaron uno de los caños. La intensidad del olor y el ruido de la fuga sacudió a los vecinos de la cuadra, que con temor se autoevacuaron en los primeros minutos y alertaron a los servicios de emergencia a través del 911.

Bomberos, policías, agentes de la Dirección de Tránsito y de Defensa Civil fueron los primeros en llegar al lugar —no sin quejas de demoras por parte de los vecinos—, después lo hizo personal de la empresa Litoral Gas, que por la tardanza provocó más fastidio aún.

La magnitud de la perforación fue tal, que llevó por lo menos dos horas controlar la situación y fue necesaria la evacuación de unos nueve edificios de la zona. Es más, el Ministerio de Seguridad señaló que por prevención se realizaron cortes de tránsito en las esquinas de Moreno y Güemes, Güemes y Balcarce, Rivadavia y Santiago, Rivadavia y Güemes y Oroño y Güemes.

Embed

Ni planos ni válvulas

"Pasó cuando estaban perforando para colocar los pilotes y la máquina rompió el caño", contó Marcelo, uno de los operarios de la obra a sólo minutos del hecho, y a la hora de explicar por qué no pudieron advertir la presencia de las cañerías del servicio argumentó: "En los planos no aparecía el caño. Habría que preguntarle a Litoral Gas por qué no aparecen los caños en los planos".

Controlar la fuga demandó dos horas. El operario indicó que fueron los mismos empleados de la obra los que decidieron no sólo socorrer al resto de los trabajadores, sino además avisar a los vecinos, alejarlos unos metros e incluso contar el tránsito en el lugar.

Agrupados del otro lado de la avenida Rivadavia, los servicios de emergencia tuvieron que asistir a por lo menos cinco personas que por la inhalación de gas presentaron cuadros de náuseas y mareos, aunque sólo a una hubo que suministrarle oxígeno.


>> Leer más: Un siniestro que se repite desde hace más de una década

>> Leer más: La alarmante ausencia de un mapa de servicios


Una vez controlada la situación, el titular de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, ratificó que "el protocolo de emergencia se llevó adelante correctamente", y explicó que en las horas subsiguientes, en las que el olor persistiría, se llevaría adelante "el trabajo operativo: son tres pozos simultáneos que hay que hacer" para aislar la zona de la red que fue dañada.

El funcionario detalló que esa es la única manera de poder aislar la fuga, ya que no existen válvulas; y agregó: "Las redes de gas funcionan de esta forma, no tienen llaves de paso, para cortar la fuga hay que hacer tres cortes antes de la misma. En este caso hay que realizar tres pozos para hacer la obturación de los caños y controlar la fuga", detalló.

Controlar la situación demandó un par de horas en las que los rosarinos volvieron a experimentar la angustia de la peor tragedia de la ciudad: Salta 2141.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});