La ciudad

Por problemas económicos, el cine Madre Cabrini cierra sus puertas el próximo domingo

La sala de avenida Pellegrini al 600, que abrió sus puertas en 1967, funcionó en un principio para recaudar fondos para viajes de egresados. En 1970 comenzó a pasar películas al público general.

Miércoles 28 de Febrero de 2018

El tradicional Cine Madre Cabrini, ubicado en avenida Pellegrini 669, brindará el domingo su última función poniendo fin así a casi 50 años de trayectoria.
Fue el encargado de la concesión, Jorge Debiazzi, quien confirmó la noticia a La Capital al indicar hoy que "con una entrada a 30 pesos la rentabilidad es escasa, además de que se me vence el contrato de alquiler y se me hace muy complicado afrontarlo, más allá de que hace 35 años que me dedico a esta querida actividad y estoy un poco cansado".
madrecabrini01.jpg

"Este proyecto me absorbió gran parte de mi vida. Hoy, la situación cinematográfica no es como en otros tiempos. La tecnología cambió la forma de ver cine. Los costos no son los mismos y con una entrada a 30 pesos no se puede hacer mucho. Pero bueno, uno cree haber hecho mucho por mucha gente y no quiero que esto sea una cuestión de tristeza", amplió Debiazzi.
El administrador del Madre Cabrini aclaró que "empecé en la actividad hace unos 35 años, en el Arteón. En 1983 me hice cargo del Madre Cabrini. Recuerdo que empezamos con el público infantil, con los dibujos animados. la primera película fue Los Aristogatos, en abril de ese año".
Con el paso del tiempo la historia fue cambiando. La aparición de las grandes salas, los avances tecnológicos y una nueva visión del público sobre cómo había que ir al cine fueron modificando el panorama de un cine de barrio que decidió dar pelea pese a las desventajas.
"Yo aposté a otra cosa, quería que la gente siguiera viniendo al cine. Por eso creo haber presentado una programación coherente, diferente al resto. Entonces aparecieron los westerns, con su público particular, las películas de ballet, ópera, musicales. Y cuando el público salía muchas veces me abrazaba y me felicitaba por lo que había visto. Por eso digo que creo haber hecho cosas por mucha gente. Y eso reconforta", dice con nostalgia.

madrecabrini02.jpg

Debiazzi se jacta y enorgullece de tener una colección de más de 5 mil películas clásicas -"que no tiene nadie", aclara- de todo género y recuerda que en 2010 cortó con la parte comercial y se dedicó a algo más clásico.
Consultado acerca de cuál sería la última película que se exhibirá en el cine, Debiazzi comentó que "hubo gente que me pidió que pasara Cinema Paradiso, pero no quería terminar con algo melancólico. Por eso decidí pasar el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que se realizó en enero de 2018 y es algo bien arriba".
El "dueño" del Madre Cabrini cerró con una reflexión: "No sé quién no pasó por esta sala, pero seguramente todos nos quedaremos con montones de gratos recuerdos", al tiempo que dijo desconocer cuál será el destino del cine.
El tradicional cine abrió sus puertas en 1967, presentando una sala de 400 butacas, que contaba con equipamiento traido desde Italia y linternas de proyección a lámpara.
La administración de la sala en un principio estuvo a cargo de la comisión de padres de ese colegio religioso. Principalmente se proyectaban películas con contenidos patrióticos y religiosos, pero que en 1970 se concesionó el cine y fue abierto al público.
Desde allí, el cine se dedicó a la proyección de películas que habitualmente no se encontraban en el circuito comercial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario