La ciudad

Por los robos, aumenta la venta de alarmas y rejas para departamentos

En los últimos tres meses hubo 35 denuncias por escruches. Muchos no trascienden. Las medidas de protección vienen en alza. Hay propuestas al alcance de todos los bolsillos.

Domingo 20 de Noviembre de 2011

El aumento de robos en departamentos y casas en ausencia de sus dueños (escruches) disparó la venta de alarmas. Según los comerciantes de este rubro, los rosarinos ya vienen consultando al respecto, pero en los últimos meses hubo un cambio de actitud. No sólo preguntan, sino que concretan la operación. "De cada 10 consultas, 5 personas definen", aseguraron. Pero hay más. El trabajo de los herreros también viene en alza: no dan abasto en la construcción de rejas. Además, aumentaron las consultas en las agencias de seguridad privada. La famosa "sensación de inseguridad" busca refugio y hasta incrementó a las consultas por los cercos energizados que, si bien no se fabrican en Rosario, cuentan con distribuidores locales.

En los últimos 90 días hubo 35 denuncias (publicadas en La Capital), aunque muchos episodios no trascendieron. Casi la totalidad de los hechos se dieron sin violentar la puerta de ingreso y usando barretas o gatos hidráulicos para franquear los accesos a las viviendas. En general, ocurren los fines de semana cuando no hay nadie en los inmuebles y, según dicen quienes fueron víctimas, "llegar y encontrar la puerta abierta y las cosas por el suelo es algo que paraliza".

Detrás del mostrador de Teleboutique, Guillermo Brex le puso números a la reacción de la gente ante el aumento de los escruches. "Siempre consulta sobre sistemas de alarmas, pero de diez que preguntaban sólo se decidían dos, ahora son cinco", explicó recién llegado de la instalación de un equipo en un departamento. En su opinión, hay factores que ayudan a tomar la determinación. "Cuando el robo es cerca o en el mismo edificio", explicó antes de cuantificar la relación para sentirse a salvo: "De 1.000 y 1.600 pesos se puede pensar en una cobertura con o sin abono mensual de 90".

Desde Intelired, Jonatan fue en la misma dirección. "Aumentó la colocación de alarmas en departamentos y más que nada piden equipos con monitoreo porque permiten dar aviso ante una situación inesperada", comentó. Sostuvo además que abundan las cámaras de control de acceso a los edificios, aunque la gente termina optando por fortificar el ingreso a su departamento.

También de monitoreo habló Mariana Gilli, desde Security 24, una firma encargada de proveer este servicio a quienes adquieren un kit de alarma. "Notamos que hay mucha demanda de monitoreo para departamentos a diferencia de otros años en que lo que más se protegía con este sistema eran comercios, industrias y casas de familia", enumeró.

Marta atiende en Alarmas X-28 y fue categórica al responder a LaCapital. "Con la cantidad de robos que hay, nos llaman todos los días, la gente está asustada y la alarma es un elemento disuasivo porque dispara un bochinche que no le conviene al que va a robar", comentó. Para ella, el incremento viene desde los últimos meses.

Barrera. Según los expertos en el tema, no hay precaución total, pero las barreras disuasivas son muy útiles, entre ellas las rejas también se llevan sus adeptos. "Aumentó tanto la demanda que mi esposo tuvo que derivar trabajoa otros sitios”, dijo una mujer desde el taller de Héctor Olguín. Además, aseguró que la gente coloca más rejas en departamentos, casas y terrazas desde hace “dos años largos, pero esta vez fue demasiado, fue muy grande”, consideró.

  Para la herrería Casablanca, de Julio y David Márquez, la visión es similar. El trabajo subió desde el año pasado con pedidos de rejas, portones más cerrados para las cocheras y protección de balcones. “Antes se ponía hierro de un metro y medio de altura en los balcones, pero ahora los cierran completos”, explicaron.

  Hasta hace poco Mauricio vendía cercos perimetrales energizados y su teléfono comenzó a sonar insistentemente en los últimos cuatro meses consultado por el tema al que está evaluando volver: Según los especialistas, el sistema aún no está legislado (ni prohibido ni permitido) y sólo lo proveen tres o cuatro fábricas de Buenos Aires. En Uruguay en cambio, la medida está difundida y es controlada por organismos oficiales.

En alza. “En el último año, la seguridad física (vigilancia) y la electrónica (alarmas, cámaras y control de accesos) crecieron un 9,5 y 27 por ciento, respectivamente en toda Latinoamèrica”, explicó el secretario de Cámara Santafesina de Seguridad Privada, consultor especialista y diplomado en alta dirección de seguridad, Gabriel Chumpitaz. El dato, además de incluir el nivel local, tiene un matiz curioso, es el mismo en países con menos niveles delictivos.

  “No es sólo la inseguridad, también hay un notable crecimiento económico que se traduce en una dinámica de obras y servicios que genera la sensación de sentirse protegidos”, sorprendió Chumpitaz en virtud de la relación entre ambos parámetros. Y dijo que en la actualidad la seguridad privada supera a la electrónica pero en dos años ese vínculo se va a modificar. Además citó a la tecnología IP como catalizadora del cambio pronosticado a través de cámaras en tiempo real, cuya colocación está creciendo en forma exponencial en los edificios.

  Según el especialista, “la mayor parte los escruches se producen porque hay algún dato que se filtra, los que se realizan al azar son los menos” y por esas circunstancias calificó a estos delitos de “segundo grado”. De todos modos, hizo una advertencia a considerar: “A mayor nivel de sofisticación de los elementos disuasorios habrá mayor ingenio por parte de los ladrones para vulnerarlos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario