La ciudad

"Por las características del material el frente del Museo no debería haber sido pintado"

El arquitecto Rogelio Molina dijo que mientras el municipio obliga a mantener las fachadas de valor patrimonial en edificios particulares, viola la norma en el caso del museo de Pellegrini y Oroño.

Martes 02 de Septiembre de 2014

La intervención artística en la fachada del Museo Castagnino desató una fuerte polémica. Es que la fachada del histórico edificio de Pellegrini y Oroño fue pintada de negro por intervención de la artista Mariana Tellería, en el marco de la muestra "Ampliación", que la institución abrirá a partir del 12 de septiembre y pensada para "dialogar" con la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo que se desarrollará en Rosario a mediados de octubre.

"Una cosa es la participación del Museo en la Bienal Iberoamericana, en la que también participo y que me parece muy bien que los artistas locales muestren a los que vienen del exterior una mirada del arte local. Pero otro tema es pintar el museo de negro", explicó el arquitecto Rogelio Molina, para quien "por las características del material del frente que tiene no debería haber sido pintado nunca y debería haber sido limpiado y mantenido como tal".

En contacto con "El primero de la mañana" de La Ocho, Molina dijo que el material de las paredes exteriores del Castagnino contienen distintos materiales -como la mica- que le dan brillo con los reflejos de la luz. Y que se trata de un material "que se utilizaba mucho en la arquitectura del 30 al 50. "En todos los edificios de Rosario que tienen ese material la Municipalidad dice que no hay que pintarlos, sino limpiarlos con agua y vapor, y mantenerlos limpios con hidrorrepelentes que eviten que se vuelvan a manchar", agregó el arquitecto.

Destacó que la pintura "penetra en el material", por lo cual "se recomienda este tratamiento en todos los edificios y más en los de valor patrimonial".

"Ese material no es para ser pintado", dijo Molina, para quien la intervención sobre el Castagnino representa "la violación de una norma que rige en la ciudad y que la Municipalidad controla celosamente cuando se trata de edificios de particulares".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario