La ciudad

Por la saga de violencia, saturan con controles policiales 3 zonas calientes

Son 18 puntos conflictivos en el sur, sudoeste y noroeste. Habrá más agentes en calle en tareas de prevención. Por ahora no habrá más federales

Viernes 09 de Febrero de 2018

Por la escalada de violencia que registra la ciudad desde comienzos de año, el Ministerio de Seguridad de la provincia dispuso reforzar la presencia policial en 18 puntos conflictivos de Rosario diseminados en las zonas sur, sudoeste y noroeste. El dato no es menor si se tiene en cuenta que, en lo que va del año, la cifra de homicidios en la ciudad casi cuadruplicó a la que se dio en Córdoba: 27 muertes violentas (según relevamiento de La Capital, 25 según el Ministerio de Seguridad) contra 7 en la ciudad mediterránea.

El incremento de los patrullajes a nivel local se concretará con agentes de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), Policía de Acción Táctica (PAT) e Infantería. "Son grupos de tareas provinciales que se asignan a las unidades regionales según la necesidad", explicaron. Desde la gobernación aclararon que por ahora "no habrá más miembros de las fuerzas federales", como informó la intendenta Mónica Fein. Ese anuncio cayó mal en la Casa Gris y generó un cortocircuito político con la Intendencia.

El número de homicidios cometidos en los primeros 40 días de 2018 impactó fuerte en la sociedad y en el arco político. Según el Ministerio de Seguridad fueron 25 en lo que va del año, aunque la cifra trepa a 27 si se contabilizan dos casos en investigación (ver sección Policiales).

En el ministerio que conduce Maximiliano Pullaro atribuyen al menos 8 de esos crímenes al enfrentamiento entre las bandas de los Funes y los Camino, que se disputan el control territorial de parte de la zona sur.

La cifra de muertes violentas en el verano rosarino sin contabilizar esa feroz disputa se ubica, según la provincia, en los valores de los dos años anteriores, cuando se logró bajar la tasa de homicidios tras el pico de 2013.

La crítica situación obligó a pronunciarse a la propia Fein. "Hay una cantidad de armas que circulan en la ciudad que hace que algunos conflictos interpersonales que deberían ser de otro tipo, terminen con muertos como lamentablemente tenemos que hablar hoy (por ayer), inclusive de niños, que nos afecta y mucho", remarcó.

La intendenta contó que tras enterarse de los últimos homicidios (entre ellos, el doble asesinato de un hombre y su hijo de tres años), lo primero que hizo fue llamar a Pullaro.

"Lo primero que hice a las 7 de la mañana fue volver a comunicarme con el ministro con quien estamos en contacto en forma permanente. Pullaro tiene un diagnóstico de algunos temas de la ciudad, con un compromiso que el ministerio tiene y que es parte de las acciones que se siguen adelante", relató.

"Hemos quedado a disposición, como deben estar la Justicia provincial y federal", agregó para después hacer un anuncio que más tarde fue desmentido por la provincia: "Las fuerzas nacionales y la policía provincial tendrán más presencia en la ciudad".

Según pudo saber LaCapital, en la provincia cayó mal que Fein haya hecho público el diálogo privado con Pullaro. Pero más aún el anuncio de que vendrían más fuerzas federales.

"Eso no va a ocurrir, seguirán los mismos agentes federales que hay hoy. Se irán moviendo a zonas más calientes según el mapa del delito y del calor (por los disparos de armas de fuego), pero no habrá incremento de gendarmes", remarcaron.

Una desmentida que provoca un fuerte contrapunto político entre Fein y la administración que conduce Miguel Lifschitz, aliados que casi no han tenido cruces en más de dos años de coincidir al frente del municipio y la gobernación.

"Lo que sí va a haber es más presencia de agentes provinciales. A los miembros de la UR II se le sumarán agentes de la TOE, la PAT e Infantería que tienen presencia en todo Santa Fe y se asignan a los distritos que lo requieren", informaron.

El refuerzo se dará en el sur, sudoeste y el noroeste, donde se han concentrado los asesinatos.

Desde la provincia apuntaron que la particularidad de los indicadores de violencia de 2018 "es que se incrementó la letalidad de los enfrentamientos, al mismo tiempo que bajaron los heridos de arma de fuego".

Fuentes de Seguridad diferenciaron este rebrote de violencia con lo ocurrido en 2013, cuando se registró el pico de homicidios. "Esta vez se debe más que nada enfrentamientos de bandas que se están disputando el control territorial. Son actores individualizados y que estamos persiguiendo junto a la Justicia", indicaron para anunciar que en breve habrá "varios e importantes allanamientos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario