La ciudad

Por la crisis, hay furor por las huertas domiciliarias

Comenzaron los cursos municipales de capacitación para cultivar verduras en espacios reducidos. Son gratuitos y requieren preinscripción.

Viernes 21 de Septiembre de 2018

Con la idea de tener condimentos o verduras frescas a mano producidas en el balcón, en la terraza o en pequeños patios de ciudad, casi un centenar de personas se acercaron ayer a la capacitación sobre huertas en espacios reducidos organizada por la Secretaría de Economía Social de la Municipalidad en el galpón Emprende de Agricultura Urbana.


Un mix de creciente conciencia ambiental y bolsillos flacos por la inflación descontrolada de los últimos meses ayudó a que la convocatoria fuera importante y quedara gente incluso de pie.

La tendencia hacia una alimentación más saludable producida sin utilizar insumos químicos es cada vez más importante a nivel mundial, y Argentina y Rosario no escapan a esa corriente.

A eso se le suma también la suba constante de los precios, que en materia de alimentación suele ser incluso más virulenta que en otros rubros.

Bajo los preceptos de la agroecología —o sea la producción de verduras y frutas fuera del paradigma químico—, Rosario ha desarrollado un programa de agricultura urbana amplio que también ofrece cursos cortos y de acceso gratuito para que cada vecino pueda montar una huerta adaptada a la escala de su vivienda.

Con el cambio de temporada como argumento ayer comenzaron los talleres de "Cultivos primavera-verano: cómo armar una huerta en tu terraza, patio o balcón", que continuarán con bloques compactos de dos horas de duración durante lo que resta de septiembre y hasta finales de octubre, que requieren de una preinscripción previa (se puede consultar la información en el Facebook "Agricultura Urbana Rosario").

Huerta para todos

Grupos de amigas, mujeres grandes, jóvenes estudiantes, y padres y madres con sus hijos se acercaron hasta el curso con la idea de afianzar sus conocimientos prácticos sobre las huertas o de hacer sus primeras armas.

El curso, dictado por técnicos de la Municipalidad, es muy práctico y explica qué verduras se pueden cultivar y hacer crecer en diferentes épocas del año en espacios reducidos y con una inversión muy escasa.

La idea es comenzar con cultivos que arranquen rápido para "agarrar confianza y no desanimarse", según explicó la coordinadora del taller. "Nosotros trabajamos sobre la base de la biodiversidad y con un diseño agroecológico, o sea respetando lo que dicta la naturaleza. Mientras más diversa la huerta, mejor" agregó la experta, para quien "la diversidad y no los químicos son la mejor protección para los cultivos".

A esa matriz de biodiversidad la "ayudan" con preparados biológicos caseros que ayudan a mejorar la salud de las plantas y a repeler insectos o plagas potenciales.

"Este tipo de huertas favorecen no sólo la alimentación saludable sino también el cuidado medioambiental, especialmente en lo vinculado de la huella de carbono. La agricultura urbana forma parte de la construcción de una ciudad sustentable" destacaron desde Economía Social.

Las verduras que se cultivan cuando se van los meses de frío son aquellas que tienen características "globosas y de color": pimientos, zapallitos, calabazas, sandías, melones, tomates y berenjenas son de la partida y precisan temperaturas más cálidas para crecer de manera óptima.

Las verduras de hoja, en cambio, pueden hacerse a lo largo de todo el año. Entre esas verduras aparecen la rúcula y la lechuga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario