La ciudad

Por falta de papeles, el 40% de los clubes no tiene acceso a subsidios

Atraso en los balances, ausencia de comisión directiva o irregularidades con terrenos traban el pedido de ayuda de entidades barriales. Hay 120 instituciones deportivas rosarinas sin personería.

Lunes 03 de Junio de 2013

Una tanda de camisetas sin estrenar, un vecino entrenador de fútbol, una canchita en desuso y chicos con ganas de jugar a la pelota bastaron para que, diez años atrás, naciera el club Central Oeste en barrio Bolatti. Hoy reúne a más de 200 pibes y participa de una liga, pero la falta de papeles le impide gestionar subsidios para techar el vestuario. Historias como ésta se multiplican en Rosario, donde el 40 por ciento de los clubes no están regularizados por falta de personería, atraso en los balances contables o ausencia de comisión directiva. Ahora, a partir de un convenio, cuatro colegios profesionales iniciarán gestiones gratuitas para los clubes que necesitan dar el salto a la formalidad. Central Oeste está entre los tres los primeros.

En la ciudad funcionan 360 entidades deportivas de distintas categorías relevadas por el Area Clubes del municipio, de las cuales el 40 por ciento carece de algún tipo de reglamentación. Dentro de ese rango, 120 instituciones no cuentan con personería jurídica. Por lo tanto, no son reconocidas por ley y no pueden gestionar ayuda.

Los beneficios que pierden estos espacios barriales, con una función social en el terreno y avances a puro pulmón, no son pocos: el Consejo Provincial del Deporte entrega por distrito casi 250 mil pesos anuales para apuntalar a clubes. El año pasado, treinta entidades de la ciudad con los papeles en regla recibieron entre 14 mil y 20 mil pesos cada una de programas provinciales de subsidios (ver aparte).

"Los que peor están no tienen acceso a nada, por eso muchos cierran y otros siguen abiertos pero no progresan", evaluó el presidente de la Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs (Areda), Carlos Huertas. "El 90 por ciento de los clubes de barrio no tiene empleados y los trámites llevan tiempo y dinero. Por eso a muchos no les interesan los papeles o no los pueden hacer", añadió.

Para estar al día hay que convocar a asamblea ordinaria, presentar un balance anual firmado por un contador en la Fiscalía de Estado y actualizar una vez por año la personería jurídica, con la firma de un escribano.

Ante las dificultades de los clubes para salir del vacío formal, el municipio firmó días atrás un convenio con cuatro colegios profesionales que brindarán asistencia gratuita para actualizar papeles y regularizar terrenos. La propuesta maduró en el Consejo Económico y Social, donde se discutió el rol social de las instituciones y surgió la idea de brindar un aporte. Contadores, abogados, arquitectos y escribanos participarán de un primer acercamiento para apuntalar la dimensión institucional. Se ocuparán, en suma, de gestionar el "DNI" de los clubes.

En una segunda etapa, médicos, veterinarios, kinesiólogos, fonoaudiólogos y psicólogos participarán de programas para la inclusión de chicos y jóvenes en los clubes. Se calcula que una escuela de fútbol infantil agrupa entre 200 y 400 chicos de 6 a 12 años y llega a 2.400 familias. Un club barrial tradicional tiene más de 700 asociados.

"La importancia de que los clubes estén regularizados tiene que ver con los subsidios, pero lo fundamental es que puedan fortalecerse como instituciones", opinó el subsecretario municipal de Deportes, Rolando Dal Lago, y apuntó que el porcentaje de informalidad se reduce año a año: en 2009 alcanzaba al 60 por ciento de las entidades. En 2012 se normalizaron 20.

Los elegidos. A partir del convenio, ocho clubes fueron seleccionados para una primera etapa de trabajo. Este año el servicio abarcará a tres: Club Sportivo Triángulo, Club Atlético Sparta y Agrupación Central Oeste. Luego será el turno de Club Atlético Social Lavalle, Club Residentes de Parquefield, Club Social Sol Naciente, Club de Bochas El Torito, y Club Atlético Biblioteca Popular El Porvenir.

"Sólo veinte clubes de la ciudad tienen capacidad de autofinanciarse. Pero hay una masa muy crítica con dificultades institucionales y de gobernabilidad que necesitan financiamiento externo", apuntó Natalia Carnevale, coordinadora del Consejo Económico y Social.

"La idea no es brindar sólo una asistencia técnica sino que los equipos vayan a los territorios y generen vínculos", contó. El Colegio de Abogados designó a una profesional que hará la tarea sin cargo. "Es un aporte a la reconstrucción ciudadana", valoró su titular, Ignacio Del Vecchio.

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas seleccionó a tres jóvenes graduados entre 135 postulantes, pagará sus honorarios y costeará tres balances al año. "La sociedad nos permitió estudiar gratis y ahora podemos brindar un servicio solidario", dijo Ana María Fiol, presidenta del espacio profesional. En más de cien clubes de Rosario los espera el desafío.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario