La ciudad

Por el paro de estatales, 32 mil chicos no almorzarán en los comedores escolares

Los gremios acordaron ayer mantener guardias mínimas y dar raciones frías. Serán destinadas a 18 mil alumnos muy vulnerables.

Viernes 22 de Marzo de 2019

Por el paro de los empleados estatales provinciales nucleados en UPCN y ATE, 32 mil chicos no comerán en las escuelas de Rosario durante el martes y miércoles de la semana que viene. Si bien hasta las primeras horas de ayer la idea era mantener todos los comedores escolares cerrados, la voluntad gremial finalmente cambió y acordaron establecer guardias mínimas que les permitirán almorzar raciones frías a unos 18 mil chicos. Se trata de los más vulnerables, un grupo que siguió yendo a la escuela durante todo el verano para poder al menos comer algo en el día.

A pesar de la decisión gremial, si los docentes definen hoy ir al paro los mismos días, el hecho de que un sándwich y una fruta llegue a estos chicos dependerá de que las directoras de las escuelas donde hay comedores vayan a abrir las puertas. Algo que desde el Ministerio de Educación están tratando de garantizar.

Los delegados gremiales de UPCN (donde están afiliados el 70 por ciento de los asistentes escolares), no tuvieron ayer una mañana tranquila. A primera hora, la decisión era unánime. "Se votó un paro sin asistencia a los lugares de trabajo, por lo tanto los comedores estarán cerrados", le dijo una fuente gremial a La Capital en los comienzos de la jornada.

Esa decisión dejaba sin almuerzo durante los dos días de paro a 50 mil chicos que asisten a los 378 comedores escolares que tiene la Región VI de Educación, que comprende Rosario y su zona de influencia.

Recalculando

Sin embargo, la voluntad fue cambiando. "La ley es clara, en una huelga hay que garantizar guardias mínimas en los servicios esenciales, que son aquellos en los que su paralización puede implicar un riesgo para la vida", detalló el secretario general de UPCN, Jorge Molina.

Así las cosas, los comedores escolares no son englobados como un servicio esencial, por lo que el gremio había acordado no asistir.

"Cambiar esa decisión no fue fácil", admitió Molina tras una extensa reunión con sus delegados. El líder gremial es consciente del malestar de las bases por la última oferta salarial del gobierno provincial, pero también percibió que dejar sin comer a los chicos más vulnerables no era una buena decisión y no sumaría muchas adhesiones de los rosarinos.

"Por una cuestión social hemos acordado servir raciones frías, pero los porteros (afiliados a UPCN) no son los que abren las escuelas. Nosotros vamos a hacer los sándwichs, pero si hay paro docente los mismos días que paramos nosotros y las directoras no abren los comedores, entonces no los vamos a poder entregar", advirtió.

Trascartón, detalló que, de haber paro docente, "las directoras tendrán que tener actitud solidaria e ir a abrir las escuelas igual".

Esa gestión es la que por estas horas está realizando el Ministerio de Educación, que busca garantizar que estén abiertos los comedores que permanecieron así durante todo el verano. Allí fueron almorzar cada día unos 18 mil chicos. "Son nenes que lo único que comen en todo el día es lo que les dan en la escuela", admitió un vocero de la cartera que conduce Claudia Balagué.

Molina, en tanto, puntualizó que su gremio siempre priorizó el diálogo por sobre las medidas de fuerza, pero admitió que se llegó a un límite. "Después de un mes y medio, no podemos seguir así. La propuesta del gobierno es insuficiente", subrayó.

Su par de ATE, Jorge Hoffmann, opinó lo mismo. "Dialogar no significa que no vamos a hacer paro y vamos a dejar de ser combativos. No estamos pidiendo nada exagerado. Nuestro reclamo es razonable y firme", indicó el líder de ATE.

En relación a cómo trabajarán en los comedores escolares los afiliados a su gremio, señaló que serán jornadas complicadas. "Hay una tensión muy grande entre las necesidades de los chicos y el paro", admitió.

Como se ve, la semana que viene no será fácil. Por lo pronto, el objetivo del gobierno es que, a pesar de los paros, al menos los 18 mil chicos más vulnerables no se queden dos días sin comer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});