La ciudad

Por el incremento de los insumos, se viene una suba en la tarifa de los taxis

Servicios públicos en alza. El aumento estaría consensuado y tendría luz verde la semana próxima en la comisión de Servicios Públicos. A fin de año habría otro.

Jueves 14 de Abril de 2016

Un aumento de emergencia en la tarifa del servicio de taxi quedó casi cerrado ayer en la reunión de la comisión de Servicios Públicos del Concejo. Si bien deberá tratarse la semana próxima en un nuevo encuentro, se está consensuando para que tenga despacho de comisión, e incluso se estableció un plazo de 40 días para discutir nuevamente la tarifa. “Un primer aumento, que podría entraría en vigencia inmediatamente y el segundo sería en noviembre o diciembre; está por verse”, aclaró el titular de la comisión, Carlos Comi. La primera suba podría acercarse al 30 por ciento.
  Los representantes de las entidades que agrupan a los titulares de licencias habían acercado la semana pasada una readecuación “urgente” argumentando que el último estudio de costos arrojaba un desfasaje del 80 por ciento. Más leve era la diferencia marcada por el estudio del Ejecutivo Municipal, que arrojó costos de entre el 60 y el 65 por ciento por encima de la tarifa actual, aunque los taxistas aclararon que “tomaban datos de enero pasado, por lo que ya está por demás de desactualizado”, remarcó el presidente de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca.
  Si bien el porcentaje sería de alrededor de un 30 por ciento y está lejos de las diferencias marcadas tanto por el municipio como por los propios taxistas, los mismos titulares de licencias admitieron que “no se pueden volcar todos esos costos en los bolsillos de los usuarios”, y por eso consensuaron que el incremento sea en dos partes.

Voz oficial. El presidente de la comisión justamente se refirió al estudio de costos de la Municipalidad y señaló un “desfasaje de un 60 o 65 por ciento”, y adelantó que “la próxima semana se intentará buscar una solución y seguramente se buscará un acuerdo para que la suba sea otorgada en dos veces, y así no afecte tanto a los usuarios del servicio”.
  Si bien aclaró que “el número está por verse”, tanto concejales como titulares de taxis hablaron de un incremento inmediato del 30 por ciento. Y el propio Comi adelantó que se discutiría un nuevo aumento “para noviembre o diciembre próximo”.
  Esas subas se darán sobre la tarifa actual, que está en 17 pesos la bajada de bandera, 85 centavos la ficha por cada 100 metros, otros 85 centavos el minuto de espera y 3,25 pesos el adicional por radio llamada.

Bajar costos. Al pedido de incremento y para evitar que todos los costos recaigan sobre los bolsillos de los usuarios, los titulares de los taxis llevaron una serie de propuestas que intentan disminuir los gastos fijos que tienen con cada una de las unidades y así bajar el impacto en la tarifa.
  José Iantosca, de la Cámara de Titulares de Taxis de Rosario (Catiltar), detalló que entre las medidas propuestas está la exención al pago de los impuestos de patentes e ingresos brutos, la rehabilitación de las paradas en el microcentro de la ciudad y la reinstalación de la parada de los Tribunales provinciales.
  Además, requerirán una “probation” sobre las multas por infracciones leves, quedando excluidas completamente los cruces de semáforos en rojo y los excesos de velocidad. “Se trata de poner un valor a la hora y así en lugar de abonar la multa, prestar servicios gratuitos a jubilados, enfermos y pasajeros de menores recursos como forma de saldar las multas, que mensualmente representan un monto de hasta dos mil pesos”, explicó Iantosca.
  Y otros dos puntos centrales de la propuesta, detalló el titular de Catiltar, es “bajar de 16 a 8 horas la obligatoriedad del servicio para poder distribuir más equitativamente la demanda de pasajeros, y que el municipio no entregue más licencias”.
  Sobre la incorporación de la tarjeta de crédito como forma de pago, dejaron en claro que “no se pueden sumar más costos”, y en ese punto Iantosca aseguró: “No podemos hacernos cargo del costo de la tarjeta, que sería como un diez por ciento más, y menos aún de la instalación del posnet, que ronda los 500 dólares”.
 

“Profundizan la desigualdad”

En el municipio están convencidos de que si el gobierno nacional no incrementa los subsidios al Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) profundizará la discriminación hacia las ciudades del interior. “Si no hay mayor inyección de fondos, se fortalecerá un esquema de desigualdad que sólo beneficia a los habitantes del área metropolitana de Buenos Aires. El presidente tiene una oportunidad histórica de superar esta situación”, afirmó el secretario de Gobierno, Gustavo Leone. Durante las gestiones kirchneristas, la Casa Rosada cubría el impacto de las paritarias de los choferes nucleados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Pero esto no está claro ahora, ya que desde el gobierno nacional no hubo un compromiso explícito en este sentido. Leone mostró preocupación ante tal situación, no sólo por la sustentabilidad del sistema de transporte, sino también porque la inequidad en el reparto de fondos hacia Rosario podría profundizarse. “Si se congelan los subsidios se profundiza un esquema de discriminación en el reparto de fondos que tiene como principales perjudicados a los vecinos del interior del país”, remarcó Leone. El municipio se encuentra realizando gestiones que permitan morigerar el impacto del incremento en los costos del transporte. En este sentido, la secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, mantuvo reuniones con funcionarios de la cartera nacional, aunque no hubo compromisos de incrementar los subsidios. Leone resaltó que también se analizan alternativas para que tanto desde la provincia como desde la ciudad se incrementen las partidas que componen el Fondo Compensador del Transporte. Por un lado se evalúa insistir en la Legislatura provincial para que se apruebe el fondo de obras menores para Rosario y Santa Fe, y por otro, a nivel local se insistirá en la posibilidad de hacer multas con las videocámaras o subir la tarifa del estacionamiento medido. “Los esfuerzos tienen que venir desde todos los niveles de Estado, pero la responsabilidad más importante es del gobierno nacional. Esto se funda en el hecho que es el que maneja el Sistema Integrado de Transporte (STS), al que aportamos todas las ciudades y provincias del país a través del impuesto al gasoil”, indicó Leone. Cabe destacar que el estudio de costos realizado por el Ente de la Movilidad arrojó que el pasaje presenta un desfasaje con respecto a la tarifa vigente del 50%, lo que arroja un boleto de $9,45. De todas maneras este cálculo no tiene en cuenta los futuros aumentos paritarios, por lo que el panorama es aún más complicado. “Lo que nos desvela es encontrar una salida para que el impacto del incremento de los costos sea el menor posible en el bolsillo de los usuarios. La intendenta nos pidió trabajar con ese objetivo”, remarcó Leone.

Más recursos para el boleto

El incremento en la tarifa del colectivo también sobrevoló la reunión de la comisión de Servicios Públicos. El presidente, Carlos Comi, admitió que es “una situación de mucha complejidad”. Si bien el estudio de costos que pone al boleto en 9,45 pesos ya está en el Palacio Vasallo, indicó que “la tarifa debe ser analizada en el seno de los bloques”, y planteó que “son necesarios nuevos aportes nacionales, provinciales y lo que se logre en el Concejo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario