El tradicional colegio de la ciudad viene atravesando días turbulentos en el marco de la pandemia

Poli: crece la tensión entre docentes, el rector y padres por la presencialidad

La máxima autoridad de la UNR dispuso que se curse en aulas de Ingeniería, pero el gremio Coad lo rechazó. Hoy habrá un "taburetazo móvil"

Lunes 26 de Abril de 2021

Será un lunes de marchas, caravanas y tensiones en torno al sistema de presencialidad en el Insituto Politécnico Superior (IPS). En el marco de una volanteada en autos, el gremio que nuclea a los docentes universitarios (Coad) hará escuchar su voz para exigir un aumento salarial y rechazar una resolución del rector de la UNR, Franco Bartolacci, que establece que desde hoy se disponga de aulas complementarias en la Facultad de Ingeniería para los alumnos de la secundaria. “No la vamos a acatar”, adelantaron desde el gremio. Sin embargo, el director de la institución, Juan Farina adelantó: “Desde este lunes se amplía la presencialidad en talleres y laboratorios”.

En tanto, a las 19, un grupo de padres autoconvocados realizará un “taburetazo móvil” (parten desde el Rosedal) exigiendo mayor presencialidad para sus hijos bajo la consigna “Salvemos al Poli”.

Luego de las 48 horas de paro que los docentes hicieron la semana pasada en las entidades académicas que dependen de la UNR, el conflicto en el Poli volverá a reeditarse.

Desde los cursillos de ingreso al año en curso, durante todo el 2020 y en la prepandemia existía un tensión entre un grupo de padres y las autoridades y docentes del Instituto en relación a la seguidilla de paros, a los que se sumó la modalidad autogestionada por el Poli para el dictado de clases en pandemia.

En este marco, hoy el colectivo de “Polipadres” (quienes habían ya protagonizado varios taburetazos previos) volverá a reclamar. Esta vez en autos particulares bajo la consigna “Salvemos al Poli”.

“Los taburetazos los organizamos nosotros y a la movilización iremos todos los grupos de padres, ex alumnos, alumnos y familias de primero y segundo año que están perdidos producto de la desorganización y la mala información del colegio. Todos los días recibimos algún mensaje de despedida de padres que cambian a sus hijos a otra institución”, detalló una de sus voceras a La Capital.

Uno de los puntos de fricción es el sistema por el cual la propia institución diseñó su esquema educativo con modalidad presencial y virtual, pero resulta muy cuestionado por este colectivo de la comunidad educativa.

Incluso se difundió una resolución del rector Bartolacci que dispone que a partir del 26 de abril “se utilicen espacios áulicos de la Facultad de Ingeniería para el desarrollo de actividades académicas presenciales” de los alumnos del Poli, quienes deberían intercalar una semana y otra no lo presencial con lo virtual.

Pese a que Bartolacci ordenó que “se arbitren condiciones académicas y administrativas necesarias” para garantizarlo, desde Coad su titular, Federico Gayoso, fue tajante: “No la vamos a acatar. Ya se hizo una asamblea al respecto”.

En una nota al personal, el director de la institución, Juan Farina, detalló que “se continúa con los lineamientos acordados. En caso de haber alguna modificación en los mismos será consensuada con el claustro docente y no docente, como se viene realizando”.

Ante La Capital amplió: “Seguimos con nuestro cronograma que armamos desde el 15 de marzo y agregamos presencialidad cuidada y ampliada con talleres y laboratorios”.

Los “Polipadres” contraatacaron: “Esperamos que el rector pueda hacer cumplir su resolución, porque hoy el colegio pareciera gobernado por los gremios”, indicaron.

En un comunicado, los docentes del IPS rechazaron la ampliación de la presencialidad “que pretenden imponer las autoridades de la UNR”.

“Resolvimos desconocer la resolución a través de la cual el rector pretende ampliar la presencialidad en la Escuela. La decisión de las autoridades de la UNR echa por tierra los lineamientos institucionales previamente definidos sobre la base del protocolo sanitario elaborado por las autoridades y representantes docentes y no docentes, con asesoramiento de profesionales y científicos que ofreció Coad”, se expresa.

Los docentes consideraron además que la resolución de Bartolacci resulta “unilateral” y “desconoce los argumentos de docentes y no docentes, avasalla la autonomía de la institución para organizar las actividades académicas y hace caso omiso a la crisis sanitaria, que tiene el 95 por ciento de la plaza cubierta en las unidades de terapia intensiva de nuestra ciudad”.

Además, se consideró que el rector “cede a las exigencias de un pequeño grupo de madres y padres que pide la ampliación de la presencialidad y con ello atenta contra la salud de toda la comunidad”.

Los “Polipadres” recogieron el guante: “El gremio se impone sobre el director. De hecho, en la asamblea Farina tuvo que dar explicaciones sobre si había pedido o no las aulas; mientras que el rector cedió aulas y recursos; ellos nada”.

Este colectivo de padres señaló que se acercaron al despacho de Bartolacci “para que nos ayude a lograr aumentar los meses de marzo y abril la presencialidad y le solicitamos asegurarnos la totalidad de las horas de talleres y laboratorios”.

Además del Taburetazo Móvil, trascendió que por estas horas un grupo de alumnos le hará llegar al director Farina su preocupación ante la pérdida de entablar relaciones con sus pares y sus docentes. “Y que la virtualidad los aísla y no entiende por qué en ese edificio tan grande no pueden estar en clase”, agregaron.

Farina contra el disfraz de los “apolíticos”

Cuando en marzo de 2016 el ex presidente Mauricio Macri llegó a Rosario para inaugurar el año académico en la Universidad, ponderó en su rol de educador a quien a pocos metros de allí repudiaba su presencia en la ciudad. “Analizando a estos sectores que reclaman bajo el disfraz de lo apolítico, deben acordarse de aquella visita de Macri, cuando me nombró. Dije en público que no estaba de acuerdo con su proyecto político. Seguramente como no me lo perdonan, los debe mantener furiosos. De lo contrario, no termino de entender por qué tanto enojo, furia y rabia”, consideró el director del Politécnico, Juan Farina, en relación a las protestas de los “Polipadres”.

  Farina adelantó que desde este lunes habrá más espacios presenciales en taller y laboratorios. “No es lo que resolvió el rector, es lo que podemos hacer de acuerdo a nuestra realidad y logística. La resolución dice que queda a cargo de la institución poder llevarlo a cabo. Es lo que venimos haciendo semana a semana. Tenemos ciudadanía universitaria y resolvemos en conjunto con los claustros y la comisión de ambiente de trabajo y la de Covid”, aclaró. En relación al colectivo de padres que reclama más presencialidad, fue enfático: “Me preocupa que haya padres que se digan «apolíticos» cuando no lo son”, advirtió.

Piden cerrar aulas dos semanas

La Asamblea de Madres y Padres por la Educación Pública consideró “atinada” la decisión del Politécnico de no acatar las “reformas impuestas por el Rectorado, haciendo ejercicio de su pleno derecho de autonomía”. Además, se consideró que en el contexto sanitario delicado que estamos cursando, sería muy prudente cerrar completamente la escuela al menos dos semanas”. Para hoy, a las 19, se anunció una marcha de “Polipadres”. “Llamarlo “taburetazo confunde, ya que se apropian del nombre de una fiesta que incluye a todos y muchos no estamos de acuerdo con lo que están solicitando”, dijeron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario