La ciudad

Planeta Taparelli

Hace un tiempo La Capital dialogó con Dante Taparelli sobre sus recorridos nocturnos por el Cementerio El Salvador.

Viernes 30 de Noviembre de 2018

Hace un tiempo La Capital dialogó con Dante Taparelli sobre sus recorridos nocturnos por el Cementerio El Salvador. En el marco de esa charla, el artista habló de la muestra que hoy se inaugura y también brindó pistas para recorrer lo que bien podría llamarse "Planeta Taparelli".

Perfiles. "Voy a hacer una muestra en el Estevez, Lila (Siegrist) me lo propuso. Por primera vez voy a mostrar esculturas en un museo. La idea surgió a partir de que encontré en Ibarlucea que habían levantado los durmientes del ferrocarril y salieron unas astillas de quebracho que son impresionantes, tienen 170 años. Las estoy trabajando con perfiles de mujer, esos de bronce que venían con unos mármoles como pies. Ella me convenció, porque yo siempre sentí que era una pérdida de tiempo producir para un museo porque es un ámbito muy pequeño. Yo siento que mi ámbito es con más gente".

Aprendizaje. "Yo no soy tan bueno. Yo aprendí a ser bueno, por eso empecé a confiar un poco más en lo que no veía".

Espejo. "Pueden decir que yo estoy loco pero a veces tengo la sensación de misión, viniendo de donde yo vengo, de la moda. Para mí fue fundamental cuando me enfermé, estuve al borde de la muerte. Y nada, como todos, empecé a mirar las cosas de otra manera. Haber apoyado las manos en el espejo de Alicia hizo que pudiera ver y sentir de otra manera".

Verdad. "Siento mucho agradecimiento de la gente y no entiendo bien por qué. ¿Será que uno habla con verdad? ¿O que le brinda el razonamiento a la gente y la que razona es la gente? Creo que en tiempos de oscurantismo una vela puede iluminar el mundo. Uno milita por la verdad. A lo miedos los produce la mentira. Somos criados en el materialismo, la violencia y el miedo. A través de la risa, de conmoverse, se caen las capas del miedo".

Ego. "Ya fuimos jóvenes, ya fuimos bellos, ya la vivimos y ahora llega el momento de preguntarnos: ¿Qué hicimos? Y yo me siento tan cómodo, lejos del gran ego de los hacedores de cultura. Déjenme con mi atadito y mi palito. Esto tiene que ver con poner en práctica lo que decís, nada más que eso".

El otro. "La misma fuerza que puede servir para liberar también puede ser usada para cargar mal a la gente. ¿Si esto no es así, cómo se entiende tanta pasividad ante el sufrimiento del otro?".

Curiosidad. "Siempre fui muy curioso. Cuando era chico le pagaba a un amigo de mi hermano, con esas monedas grandes de un peso, para que me lleve en bicicleta a dar vueltas por el barrio para ver que había más allá".

Memoria. "Cuando vos demolés una casa, estás demoliendo la memoria, no la casa. Eso es en lo que yo me fijo. Estás demoliendo todo lo que sucedió en esa casa. Las demoliciones son cuando ya no quedan ni los abrazos, ni los amores, ni las esperanzas, ni las discusiones. Una demolición es eso, se borra todo un sentido anterior y se construye una cosa nueva. Por eso el valor de la memoria".

Abrazos. "Siempre recuerdo algo que me decía una persona muy querida: «La única cosa que nos hace sentir seguros son los abrazos». Por eso es importante sembrar en los corazones ajenos".

Pecado. "Yo no creo en el pecado, creo en el error. El error se corrige".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});