La ciudad

Piden una auditoría a la conducción del gremio municipal

La solicitó la lista de la oposición que lidera David Sánchez. Sospechan que hubo "severos desmanejos contables" en el sindicato.

Domingo 13 de Mayo de 2018

La lista opositora a la conducción del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario presentó en el Ministerio de Trabajo de la Nación un pedido de auditoría contable del sindicato ante la presunción de "serios desmanejos". El sector que lidera el ex director de Control Urbano, David Sánchez, detectó al menos "quince inconsistencias" administrativas que pretende se investiguen "para llevarle tranquilidad a los 12 mil afiliados".

   En diálogo con La Capital, confirmó que el espacio que conduce oficializó la semana que pasó la lista que competirá contra el oficialismo que lidera Antonio Ratner el próximo 28 de junio.

   "Por primera vez en 20 años los afiliados al sindicato van a tener la posibilidad, dentro de unos 40 días, de votar una alternativa a una conducción que está desgastada por estar tantos años al frente del gremio", resaltó.

   En ese sentido, reclamó que "cesen las persecuciones, las extorsiones, los aprietes y hasta la violencia verbal y física contra los compañeros que estamos participando de este espacio opositor con aspiraciones de competir democráticamente en las elecciones internas del gremio".

   Según Sánchez, son "muchos los casos de compañeros de distintas direcciones y secretarías que por el solo hecho de apoyar a nuestra lista fueron separados de sus funciones y trasladados. Por esa razón interpusimos recursos administrativos y en muchos casos volvieron a sus puestos de trabajo".

   No obstante ello, Sánchez presentó un escrito ante la propia intendenta Mónica Fein para ponerla al tanto "de esta situación de persecución gremial" y para solicitarle que adopte las medidas necesarias para pacificar el clima interno, que no haya arbitrariedades y que la previa y el proceso electoral se realice sin tensión.

   El antecedente más reciente no es muy alentador. El 10 de abril pasado la sede gremial de calle Entre Ríos al 1200 fue epicentro de violentos choques entre esas dos facciones internas.

   Los incidentes incluyeron golpes, trompadas, botellazos y empujones. La policía intervino arrojando gases lacrimógenos para disuadir a los violentos.

   El escándalo se desató por la conformación de la Junta Electoral del gremio que debía definir el calendario de elecciones para renovar autoridades en junio próximo.

   El ex director de Control Urbano contó que revisando los balances recientes de la actual conducción gremial notaron "fuertes inconsistencias de un gremio que maneja unos 300 millones de pesos al año".

   Por eso presentaron ante el Ministerio de Trabajo de la Nación un pedido de auditoría contable para "despejar dudas ante la sospecha de severos desmanejos, para tranquilidad de los afiliados".

   Al respecto, el dirigente gremial se preguntó: "¿cómo puede ser que un gremio tan numeroso, con 12 mil afiliados, no tenga un camping propio en buenas condiciones, una línea de asistencia mutual, un programa de viviendas, un espacio para ir de vacaciones que sea más barato que una agencia de turismo y hasta una proveeduría propia con valores más accesibles que un almacén de barrio?".

   Sánchez aclaró que su intención es "ser el secretario general del gremio y no usar el cargo como trampolín para la política, como hizo Ratner. Que además, cuando se postuló le fue muy mal, tanto a senador como a concejal", disparó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario