La ciudad

Piden separar a los policías imputados en la causa Paris

Familiares y amigos presentaron una nota para exigir el apartamiento de sus cargos a los imputados.

Sábado 06 de Julio de 2019

Una vez más, y por escrito, se exigió el apartamiento de los cargos y puestos de trabajo de los cinco policías imputados por la muerte de la bibliotecaria María de los Angeles Paris. El reclamo fue de sus familiares y amigos, además de los abogados de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), los integrantes de la cátedra de Criminología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y el gremio Amsafé Rosario.

Sue elevado al ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, y al jefe de la policía, Marcelo Gómez, a través de una nota que entregaron ayer en la sede local de Gobernación.

Allí volvieron a pedir Justicia por la mujer de 45 años, que se desempeñaba en el Complejo Educativo Gurruchaga y en la Escuela Técnica Nº464, y que en mayo de 2017 murió dentro del edificio de la comisaría 10ª, en la zona norte de Rosario.

Protesta

"Estas cinco personas siguen trabajando, gozando de su salario y atendiendo al público en diferentes reparticiones policiales", afirmó la secretaria de Cultura de Amsafé, Daniela Vergara, y reclamó que "urge una decisión al respecto, tal como se viene solicitando a la provincia y a la policía desde hace dos años".

Sin demasiadas estridencias, ya que un "protocolo de seguridad ante movilizaciones" no los dejó ingresar a todos hasta el patio cívico de la Gobernación, los abogados de las organizaciones y de la querella hicieron entrega formal del pedido dirigido a las máximas autoridades de Seguridad de la provincia.

La propia hija de la bibliotecaria, y querellante en la causa por la muerte de su madre, Erika Salazar, estuvo en la presentación y debió mantenerse afuera, al igual que los referentes de Amsafé Rosario, quienes desde la Secretaría de Derechos Humanos del gremio, vienen acompañando el reclamo.

"Como venimos haciendo desde hace dos años, y esta vez a través de una nota, volvemos a pedir formalmente el apartamiento de los cinco policías imputados por el homicidio de María de los Angeles", detalló Vergara, y recalcó que "estas cinco personas están en trabajando, gozan de su salario, y atienden al público en diferentes comisarías de la ciudad de Rosario".

Los familiares y compañeros, al igual que las organizaciones de derechos humanos, vienen sosteniendo, desde el momento mismo de su muerte, que Paris fue sometida dentro de la comisaría 10ª a "tormentos" por parte de los efectivos policiales, que derivaron en su fallecimiento.

Tras ese largo recorrido de reclamo de justicia, los cinco policías fueron imputados en la causa el 18 de junio pasado.

Dos de los policías fueron imputados por el Ministerio Público de la Acusación (MPA) por los delitos de homicidio preterintencional e incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso real, en calidad de coautores. En tanto, los otros tres, por incumplimiento de los deberes de funcionario público en calidad de coautores; y el juez de primera instancia a cargo del caso, José Luis Suárez, resolvió aceptar las calificaciones legales.

En cambio, desestimó el pedido de la querella que solicitó "torturas seguidas de muerte en concurso ideal, con privación ilegítima de la libertad, por abuso funcional agravado en calidad de coautores en concurso real, con incumplimiento de los deberes de funcionario público en calidad de coautores, y en concurso real con la sustracción o inutilización de objetos custodiados".

Lo cierto es que los cinco imputados, tras la audiencia, quedaron en libertad y en sus puestos de trabajo, con la única obligación de presentarse ante las autoridades judiciales cada 15 días e informar todo tipo de cambio de destino laboral, además de la expresa prohibición de acercamiento a los testigos del proceso y familiares de la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario