La ciudad

Piden reemplazar un búnker por un centro comunitario

Iniciativa de vecinos y organizaciones sociales para contener a los jóvenes y alejarlos del flagelo de la droga. Lo están levantando con sus propias manos en un predio ubicado entre Virasoro al 5000 y las vías del ferrocarril.  

Martes 11 de Junio de 2013

Vecinos, junto a una organización barrial y estudiantes, intentan levantar un centro comunitario en el lugar donde en diciembre pasado derrumbaron con sus propias manos e iniciativa un búnker en el que se vendía droga. Por eso, ayer fueron a la Municipalidad a exponer sobre el trabajo que realizan y pedir materiales casi de desecho para levantar las paredes. "Tierra, tarimas, botellas de plástico para reciclar", enumeraron. El espacio donde planean "mostrar otros caminos" a los niños y jóvenes está en barrio Triángulo, entre Virasoro al 5000 y las vías del ferrocarril, a pocas cuadras del Centro de Distrito Oeste.

"Por favor, necesitamos botellas de plástico, tarimas, tierra y arena", pidió el grupo que intenta levantar con sus propias manos un local en el sitio que le disputaron a los narcos al filo de 2012. Esos mismos elementos solicitaron a la Nación, la provincia y al municipio, que volverá a recibirlos el martes próximo, después de gestiones a encarar por Seguridad Comunitaria.

"El barrio está mal y por el mismo problema de los traficantes hace poco mataron a mi sobrino, de cinco años, en barrio Ludueña. Tenemos miedo de que nos pase lo mismo", dijo Soledad, una de las vecinas que, por su participación en el proyecto, recibió varias amenazas.

Acerca del modo en que se expresan los narcos en el barrio, describieron: "Mal, mal, terrible. Hay gente dando vuelta o a los tiros. No se puede salir de día ni de noche, no podemos sacar los chicos afuera un ratito porque nos tenemos que meter corriendo adentro". Y dijeron que desde diciembre, cuando derrumbaron el búnker, al menos llegó un alivio para la cuadra en la que estaba emplazado.

El límite. "Los vecinos teníamos mucha bronca porque, lo de siempre, se ponían a los tiros y encima metían criaturas ahí adentro para vender droga. Un día nos pusimos de acuerdo porque no aguantábamos más, fuimos y lo rompimos. Los que de ahí salieron de vuelo, nos amenazaron", narró Soledad.

Luego contó que las presiones siguieron con un tenor inquietante. "Por más que hagas lo que hagas, te vamos a matar. Sabemos donde vivís", fue la amenaza recibida. Según la mujer, los que atemorizan son adolescentes armados (soldaditos). "Son iguales a los demás chicos del barrio, que podrían ser nuestros hijos o hermanitos", describió.

Pero, sin duda, el mayor beneficio de aquella acción de fin de año, impulsada por la bronca, fue la posibilidad de organizarse. "Antes no podíamos hablar ni opinar por el miedo", contaron los vecinos a La Capital, mientras esperaban las noticias de su portavoz, que había logrado la reunión en la Municipalidad.

"Estamos cansados de ver a todos los pibes drogándose, haciendo cagadas y, entre todos los vecinos y con la ayuda de la Cuba MTR, estamos organizando un centro comunitario para que los chicos tengan la cabeza en otra cosa", agregaron.

Para Noelia, hacia atrás, el recorrido para encontrar las causas de la situación actual es tan largo como doloroso: "Falta de educación, de recursos, de lo que pudieron hacer como familias, por eso queremos que ahora vean otra parte de la vida, mostrarle que pueden construir otros caminos".

Referente de la organización social, Nicolás ajustó las razones de la marginalidad. "Hay muchos años de falta de laburo y de vivienda digna para los padres y los pibes, que cuando les ofrecen ser soldaditos aceptan por una necesidad material más que nada", señaló.

Un cambio. Según el joven, en ese marco se recorta con fuerza el valor de transformar el sitio del búnker, "lleno de muerte", en un centro comunitario donde habrá actividades culturales y capacitación.

La iniciativa lleva seis meses y por eso están muy pendientes de la respuesta oficial. "Vemos a los narcos dando vuelta por el lugar y, si en cualquier momento se vuelven a meter, la responsabilidad será de las autoridades ya que los vecinos y la organización estamos haciendo el papel que les corresponde", enfatizaron.

Los que puedan acercar algún tipo de material para la construcción del local deben comunicarse al mail comunidadrebelde@yahoo.com.ar.

Piquete riesgoso

La Municipalidad fue a la Justicia por el piquete que la Corriente Clasista y Combativa (CCC) realizó hasta las 16.30 de ayer en Circunvalación, a la altura de Garibaldi. La Intendencia advirtió acerca del peligro que implicaba interrumpir el tránsito con la niebla reinante, fenómeno que motivó un alerta para la región (vigente anoche) por parte de la Agencia Provincial de Seguridad Vial. La presentación fue realizada ante la Fiscalía Federal Nº 2 de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario