Piden que se declare la emergencia alimentaria
Organizaciones sociales marcharon desde la iglesia de Buenos Aires al 2100 al Concejo Municipal por la "crítica" situación en los barrios.
En un año en el que la demanda al santo patrono del pan y del trabajo está en alza, organizaciones sociales se movilizaron ayer desde la iglesia de San Cayetano hasta el Concejo Municipal donde no sólo reclamaron los fondos que la Nación aporta para la Tarjeta de Ciudadanía y la actualización de los montos, sino que además volvieron a plantear a los jefes de los diferentes bloques políticos del Palacio Vasallo que se declare la emergencia alimentaria en la ciudad.

"El discurso de «pobreza cero» terminó con un millón y medio de nuevos pobres, y el «trabajo de calidad» en miles de despidos y más precarización", se escuchó desde un megáfono en la esquina de 1º de Mayo y Córdoba, donde la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), el Movimiento de Trabajadores Excluidos, el Movimiento Evita y organizaciones sindicales desplegaron sus reclamos de "pan y trabajo".

"El gobierno nacional tiene que parar la mano con el ajuste, porque lo único que hace es advertir que se vienen meses difíciles, y apunta a la represión para cuando la gente salga a protestar", se quejó el referente de la CCC, Eduardo Delmonte. El dirigente social recalcó una y otra vez que las familias en los barrios "la están pasando mal" y recordó que la Tarjeta de Ciudadanía, la única ayuda social por fuera de la Asignación Universal por Hijo (AUH), está congelada desde hace dos años en 273 pesos por familia.

La demanda

Embanderados bajo la consigna "Pan y trabajo", las columnas se concentraron en la iglesia de San Cayetano, y desde allí se movilizaron por el centro de la ciudad, pasaron por las oficinas de la Ansés, en Rioja y Sarmiento, y llegaron al Concejo Municipal. Alejandra Fedele, referente del Movimiento Evita, recalcó la "crítica situación que se atraviesa en los barrios" y señaló que el propio gobierno provincial "viene reconociendo el incremento constante de la demanda en comedores y copas de leche".

Sobre las pérdidas de puestos de trabajo, que en los barrios se traduce en la pérdida de la changa, Fedele indicó que "se estima que por cada empleo formal que se pierde, son dos o tres trabajos informales que también se caen", y en ese marco recalcó lo insuficiente que resulta la ayuda alimentaria que llega a las familias a través de la Tarjeta Unica de Ciudadanía. "¿Que alguien me diga qué se puede comprar hoy con 270 pesos?", preguntó entre la ironía y la bronca.

En Rosario son 57 mil las familias que reciben esa ayuda y 185 mil en toda la provincia. "Lo que pedimos es que eso se incremente por lo menos a dos mil pesos, una cantidad que representaría un verdadero impacto en la nutrición de los chicos", volvió a pedir Delmonte, y explicó que las familias "más organizadas" reciben "la ayuda del comedor, la tarjeta, la asignación universal y los que están en cooperativas pueden sumar unos mil pesos más, pero eso resulta por demás de insuficiente y muchos están con menos".

Tras el acto en la puerta del Palacio Vasallo, donde no faltó la imagen de San Cayetano, los dirigentes de las organizaciones participaron de una reunión con los representantes de los diferentes bloques políticos del Concejo, a excepción del PRO, a los que plantearon la necesidad de avanzar en la declaración de la emergencia alimentaria en la ciudad.