La ciudad

Piden protección para las tortugas que viven en el Laguito del Parque Independencia

Las hélices de las embarcaciones de paseo hieren sus caparazones. Reclaman que el municipio actúe para proteger la especie. Hay 80 ejemplares en la zona

Jueves 26 de Agosto de 2021

La aparición de otra tortuga herida en el Laguito del Parque de la Independencia reavivó el pedido al municipio para que las tres embarcaciones a motor de paseo del lugar cubran sus hélices para protección de la especie. Hay 80 tortugas que habitan en el lugar y todo hace suponer que con la llegada de la primavera y el aumento de la temperatura saldrán de su letargo invernal y se expondrán más al riesgo de las embarcaciones. Por eso, desde la Asociación Amigos del Parque Independencia, que desde hace tres años viene trabajando junto a veterinarios con las tortugas, se pidió al municipio la colocación de protecciones a las naves.

"Ya le comunicamos el problema a la subsecretaria de Medio Ambiente, María Cantore, quien se comprometió a tomar cartas en el asunto de inmediato. La semana pasada encontramos solo una tortuga herida, que ya está en tratamiento veterinario, pero en otros momentos han sido muchas más y no queremos que se repitan esos episodios evitables", dijo el presidente de la Asociación, Adrián D'Alessandro.

Para D'Alessandro no se trata de un dispositivo complicado. "Sería construir una especie de jaula, como las de los ventiladores, y creemos que se realizarán en Parques y Paseos. Son prioritarias para proteger la vida de estos animales que desde 2018 venimos controlando con mirada atenta y liberando en hábitats naturales cuando su estado lo permite. Son las Manuelita del Lago para los chicos, mascotas de toda la ciudad, tanto como los patos, gansos y peces de acá".

Cartel tortu2.jpg

Las tortugas son animales silvestres y su tenencia está prohibida por ley (nacional 22421 y provincial 4830). No obstante, comenzaron a llegar al Laguito hace unos años porque el público las fue dejando en sus aguas.

"Muchos las compraron en veterinarias cuando eran chiquitas y les cabían en la palma de la mano pero al hacerse adultas y molestar en los domicilios eran dejadas en el Laguito porque es un lugar espectacular donde se adaptan rápido, tienen abundancia de alimento y un islote central donde nadie las molesta. También trajeron algunas adultas del río y zona de isla. Y tenemos unas exóticas que seguramente la gente compró como mascotas en Brasil y luego las dejó acá", detalló D'Alessandro.

Para evitar la tenencia y la compra, en el parque que rodea al Laguito se advierte con carteles que no hay que tocarlas y en caso de encontrarlas hay que comunicarse con el teléfono 103 de Defensa Civil o el 152674692 del Ministerio de Ambiente.

El presidente de la Asociación dijo que "por suerte" ya no hay tanto vandalismo en el Laguito y no se daña como antes a los animales. Un cambio de hábito que él cree se debe a la presencia de Gendarmería en el parque.

Operativo cura

En 2018 un equipo de especialistas integrado por representantes del Colegio de Médicos Veterinarios, Fauna de la provincia y el municipio se abocaron a curar a algunas tortugas del Laguito.

El especialista en Medicina de Reptiles dela Universidad Nacional de Rosario (UNR), Alejandro Tracchia fue quien condujo la labor de ese momento, que se extendió hasta el 2019 y le contó a este diario por qué se encontraban animales accidentados.

"Varias hembras caminaban por la calle cuando iban a poner sus huevos y eran atropelladas por autos y otros ejemplares eran heridos por las hélices de las embarcaciones a motor: tenían rajaduras en sus caparazones o habían perdido miembros. Era una época de exceso de población de tortugas y armamos un protocolo para chequearlas, hisoparlas en caso de que tuvieran bacterias, medirlas, y si pasaban las exigencias las liberábamos en distintas partes del río o en el Parque de los Constituyentes", dijo Tracchia, autor del libro "Medicina de Quelonios y otros Reptiles" (Ediciones Fundación Azara).

Así fue que unas 80 tortugas con aptitudes para vivir en la naturaleza se mudaron del Laguito en 2018 y otras 80 en 2019.

"Pero unas 30 se quedaron para control porque estaban con enfermedades nutricionales o lesionadas por los golpes de las lanchas", recordó Tracchia.

El veterinario explicó que la cura tiene que ver con la herida. "Si la lesión en muy profunda, se fractura el caparazón e ingresa agua, no sobreviven". Pero si la lesión es mediana o leve pueden sobrevivir si superan la infección de las bacterias del Laguito.

"Esta especie de tortugas es muy resistente. Hay que higienizarles la herida, colocarles suero y antibióticos y en unos tres meses pueden cicatrizar previo a la colocación de vendaje de fibra de vidrio con pegamento tipo poxi transparente resistente al agua. ", explicó

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario