La ciudad

Piden otra prórroga para jubilados con reparación histórica

El viernes expira el plazo impuesto por Ansés, pero restan concretar unos 3 mil trámites entre los integrantes de la clase pasiva rosarina.

Lunes 27 de Agosto de 2018

La titular del Instituto de Derecho Previsional, Erica Telo, insistió ante LaCapital en la necesidad de una nueva prórroga para los trámites de reparación histórica para los jubilados cuyo plazo vence el viernes próximo. Al mismo tiempo, la abogada pidió "que la fecha final expire como establece la ley en julio de 2019". Según estimaciones locales, todavía existen en Rosario unas 3 mil tramitaciones de estas características, pendientes de iniciación.


Si bien el rumor está instalado entre los abogados previsionalistas que podría dictarse una nueva prórroga hasta el 31 de diciembre, la incertidumbre se apoderó del sector.

Y como la página de la Administración Nacional de Seguridad Social (Ansés) no funciona correctamente en la página habilitada para, desde allí, conseguir los turnos, la situación se hace más compleja aún.

En rigor, se están consiguiendo turnos para el 19 de septiembre, pero entre los desperfectos informáticos y el plazo del 31 de este mes, muchos creen que una gran parte de estos 3 mil jubilados y jubiladas en condiciones de solicitar la reparación histórica, quedarán a mitad camino.

"Estamos evaluando concretar una presentación no sólo para que se prorrogue el plazo sino que directamente la fecha tope coincida con el 26 de julio de 2019 tal cual se decretó el final de la reparación histórica tal cual establece la ley", indicó Telo a LaCapital.

La semana que comienza plantea en este aspecto varios interrogantes. Y muchos de los especialistas en la materia no quieren que se repita lo acordado en la última prórroga del 30 de junio, cuando este beneficio recién se publicó oficialmente a la tarde del día anterior.

Cabe recordar que el propio Instituto del Derecho Previsional, junto al Colegio de Abogados de Rosario, advirtió sobre falencias en los sistemas de Ansés para poder completar los trámites de reparación histórica solicitados por jubilados.

Telo ya se había reunido con los gerentes de la seccional Rosario y con el gerente regional de la Ansés, pero que, según le comunicaron en esas oportunidades, el problema es a nivel nacional. El sábado hizo lo propio con los responsables de la delegación zona Norte.

La reparación histórica se inició en julio de 2016. Ansés empezó a pagar la diferencia de la reparación histórica; la persona beneficiaria aceptaba el convenio (que se hace a través de la página web del organismo), y después tenía seis meses para ir a las oficinas, con el abogado que haya elegido, para ratificar ese acuerdo. Luego esta tramitación se envía a la Justicia.

Para comenzar el trámite cada beneficiario tiene que entrar a la página del Ansés con su Clave Unica de Identificación Laboral (Cuil) y una clave de seguridad social que le otorga la misma entidad. Posteriormente deberá elegir un abogado para que quede confirmado el acuerdo, acercarse a una sucursal para que el beneficiario y su abogado dispongan su huella digital en el sistema. Allí concluye el trámite.

Pero para sellar el acuerdo en forma presencial se otorgan turnos que son un verdadero dolor de cabeza para abogados y jubilados. El sistema está caído por varias horas o días y la cantidad es limitada.

Ansés notifica a los beneficiarios para que activen el trámite pero el sistema impide concretarlo.

Otro problema

Otro de los reclamos que manifestaron desde el Instituto del Derecho Previsional es el funcionamiento de los "tótems".

Se trata de las máquinas que Ansés instaló en algunos bancos y que permiten realizar el trámite de la huella digital allí, descomprimiendo las sucursales del organismo y agilizando las solicitudes.

Pero, según comentó Telo, ningún banco pidió la habilitación para eso, porque no querían que la gente vaya para hacer ese trámite a sus sucursales.

Ante la falta de un compromiso por parte de las entidades financieras la propia Ansés tuvo que volver a llevar los tótems a sus oficinas; ahí anduvieron de forma intermitente.

"Uno lleva a los clientes a poner la huella, pero hay días en que los tótems no funcionan. Movilizás a gente mayor, con días de frío. Es como una tomada de pelo", indicó.

Advertencia

En los casos en que no se haga el trámite de aceptación, las normas establecen que se dejará de cobrar el aumento ya otorgado. Es por ello que desde Ansés se están enviando cartas los jubilados que todavía no plasmaron su aval. La falta de aceptación formal implicará la suspensión del pago que podría regir en octubre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario